Material exclusivo para utilizar en el baño

viernes, 29 de enero de 2010

Una silabaria propuesta

El primer libro que adquirí de José Saramago fue El evangelio según Jesucristo y sin embargo el primero que leí, habiéndolo comprado un poco más tarde, fue Ensayo sobre la ceguera. No entiendo por qué suceden esos solapamientos en mis elecciones pero sin duda, y estoy absolutamente convencido, haberlo leído en primera instancia me permitió arribar al otro y luego a tantos más de una forma más profunda y comprometida.
Sin recordar el año en que lo leí, quedaron plasmadas en mi mente algunas imágenes y una sentencia en la que el premio nobel nos advertía de la necesidad de tener ojos cuando otros los han perdido. Y no solo necesidad de portarlos, también la urgente necesidad de direccionar con ellos el devenir del caminar de un pueblo; del mundo todo.
Hoy, este escritor portugués octogenario, que ya tiene blog propio y que ha sido volcado a un libro, nos vuelve a convocar en una misma dirección, animándonos a correr nuestra diaria y cómoda venda ocular con una propuesta sencilla y coherente que, de sumarnos, podría llegar a levantar los muros devastados por la furia que a veces la naturaleza nos devuelve como premio por nuestro negligente modo de relacionarnos con ella.
Aún no he tenido el gusto de leer el silabario en las palabras de la editorial propuesta, pero sin duda, la invitación es una tentación en tanto que, engrandece el pensamiento y el corazón al dejarnos participar de la construcción de una balsa sumando desde cada uno el granito de arena que será cimiento de las piedras con las que cruzará el océano para reconstruir, al menos en lazos, en solidaridad y en afecto, el alma en ruinas de la población de Haití.


Una Balsa de Piedra Camino de Haití




January 28th, 2010 Mis palabras son de agradecimiento. La Fundación José Saramago tuvo una idea, loable por definición, pero que podría haber entrado en la historia como una buena intención, una más de las muchas con que, dicen, está pavimentado el camino del infierno. La idea era editar un libro. Como se ve, nada original, por lo menos en principio, que libros no nos faltan. La diferencia estriba en que el producto de la venta de éste se va a destinar a las victimas sobreviviente del terremoto de Haití. Cuantificar tal ayuda, por ejemplo, en la renuncia del autor a sus derechos y en una reducción del lucro normal de la editorial, tendría el grave inconveniente de convertir en mero gesto simbólico lo que debería ser, en la medida de lo posible, algo provechoso y sustancial. Ha sido posible. Gracias a la inmediata y generosa colaboración de las editoriales Caminho y Alfaguara y de las entidades que participan en la elaboración y difusión de un libro, desde la fábrica de papel a la tipografía, desde el distribuidor al comercio librero, los 15 euros que el comprador gastará serán entregados íntegramente a la Cruz Roja para que los haga llegar a su destino. Si alcanzáramos un millón de ejemplares (el sueño es libre) serían 15 millones de euros de ayuda. Para la calamidad que ha caído sobre Haití 15 millones de euros no es nada más que una gota de agua, pero como La balsa de piedra (éste es el libro elegido) será publicada, además de en Portugal, en España y en el mundo hispánico de América Latina, ¿quién sabe lo que podrá suceder? A todos los que nos acompañan en la concretización de la idea primera, haciéndola más rica y efectiva, nuestra gratitud, nuestro reconocimiento para siempre.

José Saramago


Otra vez, los invito a pasar por la sección de mis sitios en donde encontrarán el link al blog de este excelente escritor europeo y además, como enlace del día, les dejo el del film CEGUERA que se basó en la novela homónima, film, por cierto, que también recomiendo.

http://www.cegueralapelicula.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario