Material exclusivo para utilizar en el baño

sábado, 20 de febrero de 2010

Minusculario



A veces

Escribir un poema se parece a un orgasmo:
mancha la tinta tanto como el semen,
empreña también más en ocasiones.
Tardes hay, sin embargo,
en las que manoseo las palabras,
muerdo sus senos y sus piernas ágiles,
les levanto las faldas con mis dedos,
las miro desde abajo,
les hago lo de siempre
y, pese a todo, ved:
¡no pasa nada!
Lo expresaba muy bien Cesar Vallejo:
"Lo digo y no me corro".
Pero él disimulaba.

Ángel González

A veces... A veces... A veces... A veces...
A veces no encuentro ni siquiera un ramillete de palabras.
En otras ocasiones, al contario, surgen a borbotones pero no puedo hilar con ellas ni una sola oración con sentido y vida propia.
A menudo las ideas me abandonan y allí siento perder todo el encanto de esta Tierra Silabaria.
Oportunamente, al suceder de estas catástrofes, siempre me rescata la palabra, la oración o la idea de algún otro Silabario o Silabaria.
No es esta la excepción.
Aquí, un mínimo relato sobre dos pensamientos muy humanos y muy terrenos.



Dualidades


Ayer por la mañana:

Juana anda de fiesta con la sola idea y el deseo postergado de viajar a Paris. Ella tiene el dinero necesario y la ausencia de quién acompañe su sueño. Quiere y anhela ese viaje como nada en el mundo y a ello se acerca desde cada centavo que logra remilgar en su bolsillo. No sabe que a menudo las ideas buscan asilo en otro sitio y se mudan robándole algún que otro vuelo por el aire.


------------------------


Ayer por la noche:

Juana escucha la sugerencia de su hermana Ester y si bien le produce cosquillas en la panza, no logra despojarla de su maletero ropaje. Consulta precios y telefonea a su amigo Lito al que anoticia sin mucho entusiasmo. Lito le imprime coraje. Asegura que sería un golazo abandonar la fiesta en otras manos al precio que sea y arremeter con pasión y ganas ante el modelo 2007, full, a ese precio y con esa facilidad de pago. Luego, ante una eventual compañía de bolsillos descocidos, siempre sería posible mover el gol del arco y en su lugar montar nuevamente la fiesta, escalar la sierra o encender un foco en pos de abordar la galaxia de sus andanzas.


------------------------


Juana hoy se comunicó con Ester. Está decidida. Venderá su auto modelo 95 y comprará el de su hermana que es un poco más cercano en años. Del otro lado del teléfono se escucha una exclamación que la silencia y la sentencia.

-¡Qué forma de pensar tienes Juana! ¿A quién se le ocurre bajar de modelo una vez sumado algunos números de patente? En todo caso, que la compañía venga envuelta con papel verde, de ese que no sólo sirve para pagar tu viaje y tus regalos, también para cambiar nuevamente el auto, la casa y ese aire en el ojo que nunca dejó de impresionarme.

2 comentarios:

  1. Domingo...dia lluvioso y aprovecho para nevegar en tu silabario...simplemente me encanta!...es un placer, gracias.
    Esta vez si me disculpas escucho a Fito: El Amor despues del Amor.
    Que pasa con la musica la vas cambiando y no queda guardada? queria la de Dracula oviamente.
    Bueno nada queria decirte que aca estoy leyendote...y ademas te promociono. Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Fer!!! gracias por darte una vueltita por acá!!!... acá también tiene pinta de llover. Yo estoy sumergido en un informe que debo presentar en la escuela... La música va cambiando porque va acompañando posteos. No la dejo guardada por acá para que no sea tan pesada la página (veo igual si te la puedo compartir desde el sitio dónde está alojada en internet)
    Besos y buen cierre de domingo!

    ResponderEliminar