Material exclusivo para utilizar en el baño

jueves, 11 de febrero de 2010

Rescatados de la web (ada)


Para esta media semana de ante primas los invito…

...a sentir la ternura de un sonido encuentro con el zecchino, simpático e infantil Gatto Nedo, Nedo, Nedo que descubrimos con Tilsa hace ya un tiempo, cuando nos sumergíamos en el deseo de aprender canciones pequeñitas en italiano para cantar cuando fuésemos mayorcitos. Hace un par de días, Tilsa tuvo la delicadeza de permitirme reír tiernamente ante semejante gran corito.

Volevo un gatto nero
(di Franco Maresca, Armando Soncillo)

Un coccodrillo vero,
un vero alligatore
ti ho detto che l'avevo
e l'avrei dato e te.
Ma i patti erano chiari:
il coccodrillo a te
e tu dovevi dare
un gatto nero a me.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
mi hai dato un gatto bianco
ed io non ci sto più.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
siccome sei un bugiardo
con te non gioco più.
Non era una giraffa
di plastica o di stoffa:
ma una in carne ed ossa
e l'avrei data e te.
Ma i patti erano chiari:
una giraffa a te
e tu dovevi dare
un gatto nero a me.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
mi hai dato un gatto bianco
ed io non ci sto più.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
siccome sei un bugiardo
con te non gioco più.
Un elefante indiano
con tutto il baldacchino:
l'avevo nel giardino
e l'avrei dato e te.
Ma i patti erano chiari:
un elefante a te
e tu dovevi dare
un gatto nero a me.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
mi hai dato un gatto bianco
ed io non ci sto più.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
siccome sei un bugiardo
con te non gioco più.
I patti erano chiari:
l'intero zoo per te
e tu dovevi dare
un gatto nero a me.
Volevo un gatto nero, nero, nero,
invece è un gatto bianco
quello che hai dato a me.
Volevo un gatto nero,
ma insomma nero o bianco
il gatto me lo tengo
e non do niente a te.



...a ejercitar el asombro ante un creativo ramo de escritos y frases que con sobredosis de belleza y primavera nos convida a patrocinar nuestros habituales eventos. De la mano de la siempre sorprendente y querida Tía Sandra, para ustedes un jarrón con flores para leer buenos deseos... (para ingresar al sitio, abajo de la foto está el link. En su defecto busquen en Mis Sitios, donde ya ha sido agregado)



...a descubrir la poesía hecha canción de la mano de tres grandes: Pedro Aznar, Alejandro Filio y Jaime Sabines, quiénes saben percibir la importancia de la Luna para que los amorosos se amen. A este convite los animo con placer propio, aquel que me produce escucharlos, el que me genera leerlos y al que me congrego cuando al amor apreso entre mis labios.

En La Sombra Del Agua
(Alejandro Filio y Pedro Aznar)

Jaime, la luna llora sin ti
Suele venir triste

Nada la vuelve nueva hasta hoy
fuiste su amor, fuiste.


Es de metal su corazón
Nada podrá calmarla
Puedo escribir otra canción
Pero nunca salvarla.


Jaime para un poema de amor
Sólo tu voz canta
Los amorosos vienen por ti
Callan por que les faltas.


Amaneció sin porvenir
El sueño, la palabra
Siempre estarás para vivir
En la sombra del agua.


Poeta si nos miraras en la distancia
Sueña tu sueño del alma
Que hay tanto para sentirte como esperanza
Todo lo escrito que nos ampara.


Poeta si nos miraras en la distancia
Sueña tu sueño del alma
Que hay tanto para sentirte como esperanza
Todo lo escrito que nos ampara.


Jaime, la luna llora sin ti
Suele venir triste
Nada la vuelve nueva hasta hoy
fuiste su amor, fuiste.



Los Amorosos
(Jaime Sabines)

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.



Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.



Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.



Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.



Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.



Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.



Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.


¡Qué lo disfruten!... Abrazos.

1 comentario:

  1. Tatián, ¿siempre estás tan inspirado ? Irradias tanta sensibilidad...Me has hecho conocer a Alejandro Filio y estoy embelesada escuchándole mientras escribo esta líneas...
    Me encantó Volevo un gatto nero...en blanco y negro, como en mi infancia...
    Ahora escucho a Jaime Sabines...Gracias por facilitarme conocer su voz.
    Ha sido un verdadero placer poderte conocer.
    Un abrazo
    Lily

    ResponderEliminar