Material exclusivo para utilizar en el baño

viernes, 26 de febrero de 2010

Rescatados de la web (ada)



Generosidades del género.

Asistimos al año 2010 convencidos de que hemos logrado crecer como sociedad. Algunos, hasta hacen gala de ello promocionando y difundiendo el festejo del bicentenario. 200 años es mucho tiempo para crecer. ¿Cuántas vidas entran en 200 años? ¿Cuántos dinámicos cambios? Sin embargo, aún hoy no hemos logrado ni siquiera respetar lo más básico de los derechos humanos, aquel primordial derecho a la igualdad de género.



Siendo hombre, asistir como docente a una escuela confesional portando un diminuto aro en la oreja izquierda es aún hoy, una amenaza más grande que la de no enseñar.
¡Qué poderosa es la forma a menudo!, tanto que se olvida del contenido. Es increíble como aún hoy existan seres capaces de afirmar que el ejemplo con el que se debe educar pasa por portar o no un aro, llevar el pelo teñido y largo o asistir con la barba de hace dos días, delimitando de esa forma y bajo ese criterio la frontera entre lo femenino y lo masculino.
Bajo esa mirada, una profesora puede asistir a una escuela con el pelo teñido, maquillada como si fuera a una fiesta y haciendo gala de sus formas y curvas. Eso es marca y sello de femineidad y sirve como espejo ante la identificación adolescente de las niñas afirman. Un profesor ingresa con el pelo levemente coloreado y un pequeño ornamento estético que ni siquiera atenta contra la “ideología” imperante en el lugar y ya es catalogado de contraejemplo, de forjador de enfermizas identificaciones y de no corresponderse con el imaginario de lo masculino y señoril.
Es increíble que aún se polemice sobre este tipo de cuestiones en las escuelas confesionales cuando la discusión debiera ser otra.



La identificación adolescente pasa por otro lado y no se detiene en un aro o el pelo largo. El ejemplo se manifiesta desde otro lugar y no desde un aro más o menos o el pelo teñido. Educar con el ejemplo es, a mi modo de entender la educación, ser coherente entre el actuar, decir y hacer. Una coherencia que no visita a menudo las aulas pero de la cual muchos se jactan.
La mejor forma del prejuicio es la que transmitimos con nuestro prejuicioso ejemplo. Parece que aún, no hemos aprendido lo más básico. El prejuicio nos impide respetar y tolerar. ¿No debiéramos empezar por analizar las formas de erradicarlo en lugar de insistir en su refuerzo?
Asistimos al año 2010 con la ilusoria idea de que la frontera entre lo masculino y lo femenino ha sido derribada. Sin embargo aún pertenece al terreno de la utopía, una que al menos nos permite conservar la esperanza. Hoy por hoy, sólo es posible seguir soñando con este derecho. En ese grato sueño me sumergí hoy para poder intentar la ecuanimidad, una cualidad tan difícil de adquirir como la brillante y provocadora audacia.
Para eso vuelvo a escuchar y leer a Galeano, buscando el consuelo que hoy por hoy me permite el derecho al delirio, el derecho de soñar, anhelando la calma a la que no me fue posible arribar hoy por la mañana cuando ante el investimento de una fauna de lenguas bífidas y sonoros cascabeles, se me sentenció a dar el ejemplo ante un alumnado varonil al cuál no le es permitido asistir con aros ni con pelo teñido al colegio.
¿Necesitaremos 200 años más para entender que la estética personal no es una cuestión de géneros? ¿O es que tampoco alcanzará?. ¿Cuánto tiempo hace falta para que se comprenda que la mejor forma de instalar el prejuicio es juzgar deliberadamente? ¿Se podrá entender algún día que la homosexualidad no es contagiosa? Mientras espero la respuesta o verla materializada, me sumerjo en el sueño de creer que hoy por hoy es un hecho y me detengo en las profundidades de la red virtual para evadirme y disfrutar de la belleza, única fuerza portadora de serenidad y paz interior.
Por eso, y siempre gracias a quiénes me acompañan en este camino silabario, los invito a escuchar un poco de música, para emocionarse, para divertirse, para deleitarse...

En principo, un Serrat que vuelve al ruedo con otro homenaje a Miguel Hernández!. Excelente trabajo el del Nano, cómo siempre!.


Miguel Hernández - Hijo de la luz y de la sombra

( Hijo de la sombra )



Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.


Forjado por el día, mi corazón que quema
lleva su gran pisada del sol adonde quieres,
con un sólido impulso, con una luz suprema,
cumbre de las montañas y los atardeceres.


Daré sobre tu cuerpo cuando la noche arroje
su avaricioso anhelo de imán y poderío.
Un astral sentimiento febril me sobrecoge,
incendia mi osamenta con un escalofrío.


El aire de la noche desordena tus pechos,
y desordena y vuelca los cuerpos con su choque.
Como una tempestad de enloquecidos lechos,
eclipsa las parejas, las hace un solo bloque.


La noche se ha encendido como una sorda hoguera
de llamas minerales y oscuras embestidas.
Y alrededor la sombra late como si fuera
las almas de los pozos y el vino difundidas.


Ya la sombra es el nido cerrado, incandescente,
la visible ceguera puesta sobre quien ama;
ya provoca el abrazo cerrado, ciegamente,
ya recoge en sus cuevas cuanto la luz derrama.


La sombra pide, exige seres que se entrelacen,
besos que la constelen de relámpagos largos,
bocas embravecidas, batidas, que atenacen,
arrullos que hagan música de sus mudos letargos.


Pide que nos echemos tú y yo sobre la manta,
tú y yo sobre la luna, tú y yo sobre la vida.
Pide que tú y yo ardamos fundiendo en la garganta,
con todo el firmamento, la tierra estremecida.


El hijo está en la sombra que acumula luceros,
amor, tuétano, luna, claras oscuridades.
Brota de sus perezas y de sus agujeros,
y de sus solitarias y apagadas ciudades.
El hijo está en la sombra: de la sombra ha surtido,
y a su origen infunden los astros una siembra,
un zumo lácteo, un flujo de cálido latido,
que ha de obligar sus huesos al sueño y a la hembra.


Moviendo está la sombra sus fuerzas siderales,
tendiendo está la sombra su constelada umbría,
volcando las parejas y haciéndolas nupciales.
Tú eres la noche, esposa. Yo soy el mediodía.


II


( Hijo de la luz )


Tú eres el alba, esposa: la principal penumbra,
recibes entornadas las horas de tu frente.
Decidido al fulgor, pero entornado, alumbra
tu cuerpo. Tus entrañas forjan el sol naciente.


Centro de claridades, la gran hora te espera
en el umbral de un fuego que al fuego mismo abrasa:
te espero yo, inclinado como el trigo a la era,
colocando en el centro de la luz nuestra casa.


La noche desprendida de los pozos oscuros,
se sumerge en los pozos donde ha echado raíces.
Y tú te abres al parto luminoso, entre muros
que se rasgan contigo como pétreas matrices.


La gran hora del parto, la más rotunda hora:
estallan los relojes sintiendo tu alarido,
se abren todas las puertas del mundo, de la aurora,
y el sol nace en tu vientre, donde encontró su nido.


El hijo fue primero sombra y ropa cosida
por tu corazón hondo desde tus hondas manos.
Con sombras y con ropas anticipó su vida,
con sombras y con ropas de gérmenes humanos.


Las sombras y las ropas sin población, desiertas,
se han poblado de un niño sonoro, un movimiento,
que en nuestra casa pone de par en par las puertas,
Y ocupa en ella a gritos el luminoso asiento.


¡Ay, la vida: qué hermoso penar tan moribundo!
Sombras y ropas trajo la del hijo que nombras.
Sombras y ropas llevan los hombres por el mundo.
Y todos dejan siempre sombras: ropas y sombras.


Hijo del alba eres, hijo del mediodía.
Y ha de quedar de ti luces en todo impuestas,
mientras tu madre y yo vamos a la agonía,
dormidos y despiertos con el amor a cuestas.


Hablo, y el corazón me sale en el aliento.
Si no hablara lo mucho que quiero me ahogaría.
Con espliego y resinas perfumo tu aposento.
Tú eres el alba, esposa. Yo soy el mediodía.


III


( Hijo de la luz y la sombra )


Tejidos en el alba, grabados, dos panales
no pueden detener la miel en los pezones.
Tus pechos en el alba: maternos manantiales,
luchan y se atropellan con blancas efusiones.


Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,
hasta inundar la casa que tu sabor rezuma.
Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,
tú toda una colmena de leche con espuma.


Es como si tu sangre fuera dulzura toda,
laboriosas abejas filtradas por tus poros.
Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda
junto a ti, recorrida por caudales sonoros.
Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían que grabada llevo allí tu figura.


Para siempre fundidos en el hijo quedamos:
fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:
en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,
en un haz de caricias, de pelo, los dos haces.


Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,
laten junto a los vivos de una manera terca.
Viene a ocupar el hijo los campos y la casa
que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.


Haremos de este hijo generador sustento,
y hará de nuestra carne materia decisiva
donde asienten su alma, las manos y el aliento,
las hélices circulen, la agricultura viva.


Él hará que esta vida no caiga derribada,
pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,
que de nuestras dos bocas hará una sola espada
y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.


No te quiero en ti sola: te quiero en tu ascendencia
y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.
Porque la especie humana me han dado por herencia,
la familia del hijo será la especie humana.


Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo

 
Alex Britti, un italianito que recién estoy descubriendo! y que me cayó muy simpático.




Una su un milione – Alex Britti  (Gentileza de Tilsa, video, letra y traducción)



accettami cosi'
ti prego non guardare
nella mia testa c'e'
un mondo da ignorare
voglio che tu sia
mia complice discreta
accettami e sarai
la mia bambola di seta


accettami e vedrai
andremo fino in fondo
non pensare a cosa e' giusto
e a cosa sta cambiando
andiamo al polo nord
o al sud se preferisci
accettami ti prego
dimmi che ci riesci


non ho detto mai
di essere perfetto
se poi ti aiuto io a scoprire
ogni mio difetto
se ne trovi di piu'
ancora mi sta bene
basta che restiamo
ancora cosi' insieme


amo amo
e' qualcosa che si muove
su' e giu' per lo stomaco
piu' freddo della neve


amo amo
e' un buco alla ciambella
la sua dolcezza effimera
la rende cosi' bella


accettami e vedrai
insieme cresceremo
qualche metro in piu'
il cielo toccheremo
piu' alti dei giganti
piu' forti di godzilla
faremo una crociera
su una nave tutta gialla
andremo su un isola
che sembra disegnata
con colori enormi
e un mare da sfilata
per quanto mi riguarda
ho fatto gia' il biglietto
ti prego non lasciarlo
accanto a un sogno in un cassetto


amo amo
e' qualcosa di speciale
su' e giu' per lo stomaco
e' come un temporale
amo amo
e' il sugo sulla pasta
finche' non e' finito

non sapro' mai dire basta
amo amo
e' un dono di natura
perche' la nostra storia
non e' solo un'avventura
amo amo
e' una semplice canzone
che serve a me per dirti
che sei una su un milione



Una entre un millón


Aceptame así,
te ruego no me mires
en mi cabeza hay
un mundo que ignorar,
quiero que vos seas
mi cómplice discreta,
aceptame y serás
mi muñeca de seda


Aceptame y verás,
iremos hasta el final
no pienses qué es justo
y qué está cambiando,
vamos al polo norte
o a sur si lo prefieres
aceptame te lo pido,
decime que te animás
nunca dije que
era perfecto,
si te ayudo a descubrir
cada defecto mío
y vos descubrís otros
igual estará bien,
me basta que sigamos
estando juntos


amo, amo
y hay algo que se mueve
sube y baja en mi panza
y es más frío que la nieve,


amo, amo
y es un huequito en la rosquilla
su dulzura efímera
la hace así de bella
aceptame y verás
juntos creceremos
algún metro más
el cielo tocaremos
más alto que los gigante
más fuertes que Godzilla
haremos un crucero
en una nave amarilla
iremos a una isla
que parezca dibujada
con colores enormes
de un mar de desfile,
por mi parte
ya compré el billete
te pido que no lo dejes
junto a un sueño en cajón


amo, amo
y hay algo especial
que sube y baja en la panza
y es como un temporal
amo, amo
y es la salsa de la pasta
que hasta que no se termine
no sabré decir basta
amo, amo
y es un don natural
porque nuestra historia
no es sólo una aventura
amo, amo
y es una simple canción
que me sirve para decirte
que sos una en un millón


 
Giorgos Sabanis, un griego!!!.... de griego no entiendo nada, pero me gustó! jaja. (gracias Marce!)
 

 
 
Y para finalizar, un mexicano que en este tema me causó mucha gracia, y eso que a mi lo mariachi no me inspira!. Chava Flores y el gato viudo!... jeje.
 

 
Abrazos silabarios!!! buen viernes!!! hasta la próxima!!!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario