Material exclusivo para utilizar en el baño

sábado, 17 de abril de 2010

Comprendiendo Formas


"Los pasos de las artes visuales desde la Edad Media al siglo XXI"

Marcel Duchamp - rueda de bicileta

Ante el temor de olvidarme todo entre una clase y otra, hace algunos días me senté frente a la computadora para intentar pasar en limpio los apuntes que voy tomando en el cursillo de arte que me animé a comenzar hace un par de semanas en la Alianza Francesa.
Mientras iba realizando la tarea se me ocurrió postear las clases pensando que quizá a alguno de ustedes les interese como a mí. Eso si, advierto que esto es sólo un resumen muy burdo de lo que he podido rescatar en cada clase. La escencia hay que buscarla en las formas y en lo que ellas nos intentan transmitir y las verdaderas clases hay que tomarlas con los que saben, como lo es esta culta y risueña mujer llamada Emilse Mandolesi de Bara.

El arte no es natural, es cultural. Por lo tanto siempre refleja una época. Ese siempre encierra una complejidad creciente, desde sus comienzos hasta el siglo actual.
La expresión artística presenta dos elementos fundamentales:

CONTENIDO: ¿qué es? (es decir el tema propuesto)
FORMA: ¿Cómo es? ¿cómo se hace? ¿cómo se hizo?.

Las artes visuales comprenden un lenguaje de expresión, expresado en formas.

Así como debemos aprender a comprender la forma de los signos silábicos en el lenguaje para luego comprender un texto, de igual manera se debe aprender a interpretar la forma con la que se manifiesta el arte visual para poder comprenderlo. Para acceder a entender el arte se debe investigar y estudiar, debido a que es un elemento más de la cultura y como tal requiere de análisis comprensivo y crítico.
El arte está atravesado por dos aspectos fundamentales que son indicadores de la forma: lo Apolíneo y lo Dionisíaco. Lo apolíneo representa lo lógico y cerbral y se puede percibir por la frialdad en las formas. En cambio, lo Dionisíaco representa el desenfreno y el desorden y se pude percibir en lo cálido o emotivo de las formas.

"Apolo como dios del sueño, de la luz y del arte representa perfectamente lo apolíneo. Esta fuerza que ha guiado a buena parte del arte griego antiguo intenta plasmar la belleza serena del mundo, construir una isla en donde el individuo se encuentre resguardado del flujo caótico del universo y de la existencia. Lo apolíneo es un principio sosegador y aquietador, y en las obras bajo el influjo de lo apolíneo nos sumergimos en la tranquila serenidad de la apariencia bella. En otras palabras, el solar Apolo representa el principio de racionalización gracias al cual nos sustraemos del flujo salvaje de nuestras vidas, es el descanso luminoso de nuestras almas. Nietzsche lo asocia al sueño -que no a la pesadilla- en donde la realidad vaporosa y vagamente se nos presenta como cumplimiento de nuestros deseos.



Frente a este impulso onírico y aquietador de la apolíneo el filósofo alemán sitúa lo dionisíaco representado por la embriaguez. Lo dionisíaco se manifiesta como una explosión de vitalidad salvaje en la que desaparecen incluso los límites de la individualidad. Dionisos, dios del vino y del éxtasis, celebra la danza orgiástica de las bacantes, de los danzantes de San Vito o San Juan o de los cultos afrocubanos. El sujeto, arrebatado por el baile y la música, pierde la noción del yo y se funde en la vorágine vital que es la esencia del mundo (este concepto está estrechamente relacionado con la idea schopenahaueriana de “voluntad”). Lo apolíneo y dionisíaco son modos diferentes de entender la experiencia vital en pugna pero complementarios. La tragedia de Esquilo y Sófocles, no la de Eurípides, aunaron correctamente estos dos impulsos sin anular la fuerza de ninguno."

Los indicadores del contenido nos lo brindan las cinco áreas del conocimiento humano:

Mito – Religión – Filosofía – Arte – Ciencia y Tecnología.



Al analizar obras de arte hay que hacerlo siempre con una mirada diacrónica, es decir, tomando en cuenta las pautas para las constantes apócales y artísticas y las variables que se introducen y que marcan estados de transición entre períodos.
Al comienzo, los momentos del arte son llamados períodos, por su duración extensa. A medida que nos acercamos a nuestro siglo, dejan de tener ese nombre y comienzan a llamarse movimientos artísticos, por presentarse en forma simultánea  con otros de cartacterísticas diversas y hasta opuestas y por permanecer por cortos períodos de tiempo.

Período de la Edad Media:

Se pueden distinguir tres etapas en este período artístico:

Inicial, configura las características

Alta, se configuran las constantes

Baja, aparecen en escena las variables.

Período de características ampliamente Apolíneas.

Área de conocimiento predominante: Religión

Constantes de la época: Lo trascendente (importancia de la vida después de la muerte) y lo teocéntrico (Dios como centro del conocimiento humano)

Dónde se pueden vislumbrar estas constantes:

Lo trascendente: En iglesias Románicas, en sus entradas en la parte superior siempre hay escenas del Juicio Final.


Lo teocéntrico: Dios está en el centro del mundo y de la sociedad. Se entendía el mundo y el comportamiento humano a través de Dios.

Los temas son excluyentemente religiosos. Las figuras representadas son inmateriales, etéreas, parecen flotar, no tienen corporeidad. En general están descansando sobre un fondo dorado que indica la presencia de la luz divina. Tienden a ser jerárquicas (utilizan el tríptico para materializarlo). En general al centro aparecen las vírgenes o Dios de mayor tamaño que el resto, que se acomoda hacia los laterales cada vez en menor tamaño, ángeles –con alitas- por ejemplo.


Giotto - Madonna col bambino

(Acotación Mandolesíaca: "Angelitos con alas... ¿alguíen los vio?")

En este período no existe la inmanencia (mayor corporeidad) como sí va a existir en el renacimiento.

Exponente principal: Giotto

En escultura, reconocemos el arte medieval a través de sus formas altas y largas, adheridas a la columna (es más columna que figura) y no existe corporeidad.



Fachada catedral Chartres - Francia,  estilo gótico

Baja Edad Media: aparecen las variables -transición hacia el renacimiento-

En lo religioso:

La imagen de Dios es más cercana al hombre. El temor a Dios es reemplazado por el Amor a Dios.
Se comienza a diferenciar razón y Fe.
Justificación matemática del Cosmos.
Se aborda la naturaleza más racionalmente.
Nace la burguesía (Aspecto económico).
Se desarrollan las ciudades (comienza el estilo gótico – refleja la aparición de la ciudad).

Comienzan las individualidades:

En literatura: Dante, Petrarca y Bocaccio.
En Arte: Giotto y Cimabue

Giotto es quién mejor representa la transición (Basílica de San Francisco, Assisi, Italia 1337)

Giotto - Il Cantico delle creature

Desaparece el fondo Dorado. El santo no vuela, tiene peso y volumen y aparece el paisaje y la naturaleza (importa la realidad circundante)

Aparecen la arquitectura exterior e interior haciéndo percibir la sensación de redimensión en dos planos. Comienza a nacer la perspectiva geométrica.

Giotto - basilica di San Francesco (Assisi)

Aparece el retrato (Giotto retrata a Dante)


Escultura: dejan de ser columnas las figuras humanas para pasar a tener una expresión más libre.

Bien, hasta aquí me deja llegar la gripe y el resfrío el día de hoy. Me voy con la congestión y San Ibuprofeno a la cama, mientras, si alguno quiere aportar algo, no dude en hacerlo (si bien el sistema de comentarios es un poco deficiente, pueden intentarlo) así parendemos todos...
La próxima, los espero con el renacimiento, sin duda, uno de mis períodos preferidos y favoritos!!!.

Excelente fin de semana para todos!!! Abrazos.

2 comentarios:

  1. ¡Que te mejores para el post del Renacimiento!
    Saludos
    Lily

    ResponderEliminar
  2. olaaaaaa como tan yo bn uuuu jejjejej

    ResponderEliminar