Material exclusivo para utilizar en el baño

domingo, 18 de abril de 2010

Gusto e piacere...

Con sabor a domingo de tibieza otoñal y matizado de embriaguez dionísica...



Vínculo que has de crecer

En este domingo, más primaveral que otoñal, con la gripe y la congestión que no quieren retirarse de mi cuerpo, quisiera recomendarles algunos caramelos para el alma y los sentimientos, resaltadores del sabor que engendra el buen gusto y las emociones.
En primer lugar, recomendar Dos Hermanos, la última película de Daniel Burman, quién reunió a una Graciela Borges y a un Anotnio Gasalla, más maduros, sensibles, plenos y que además de poseer el don actoral de la experiencia en escena rodada y tableada, poseen el brillo propio del don que los personifica.


La historia versa sobre dos hermanos mayores y solteros que en apariencia son muy queridos, pero que arrastran toda una sombra de conflictos y odios escondidos que van asomándose en pequeñas dosis como si fueran las gotas del suero de hospital.
Antonio (Marcos) ha dedicado su vida al cuidado de su madre. Cuando ésta muere siente el gran vacío y la soledad de quién ha vivido siempre al servicio del ser querido y comienza a pagar el alto precio de haber postergado su vida en pos de ello. Graciela (Susana), su hermana menor, si bien ha sabido volar a tiempo del nido familiar, sigue vinculada con él, vínculo que se acentúa cuando su madre fallece, momento en que se acentúa la relación con su hermano, dando paso a una cercanía más marcada , casi simbiótica, de pases de factura y apego, que poco a poco va evidenciando las soledades encerradas que se necesitan a pesar de todo.
Es en este transcurrir vital, que ambos hermanos comienzan a transitar el sendero de la sanación afectiva, re-conociéndose, re-encontrándose, plasmando las miserias, exteriorizándolas en busca de tregua, de desaguar el mar de penas que ahogaba hasta el propio conocimiento.
Entre ellos, instalado, vibra el fetiche de Mirtha Legrand, quién les recuerda un pasado en común y hace presente a una madre que los sigue convocando a sus faldas aunque su cuerpo ya no transite entre ellos.
Cargada de mucho simbolismo, la peli se centra en este vínculo y a partir de allí es capaz de robar una carcajada desopilante o una lágrima desenfrenada. Antonio fluye naturalmente, con su estilo propio y marcado. La Borges me ha deslumbrado, me ha hecho reír, me ha hecho llorar, me ha hecho detestarla por momentos, me ha hecho sentir pena… Ha transitado por mis emociones de una manera sobresaltada y embriagante, otorgándome una sensación de ausencia que clama por volver a verla para detenerme en algunos detalles que son de antología y que en una primera vista pasan de largo, pero que sin duda tienen mucho para contarnos, transmitiendo mucho más de lo que la retina es capaz de retener en poco más de hora y media que dura el film.

para quiénes han visto Caro Diario, esta escena recuerda a Nanni Moretti recorriendo Roma en su vetusta vespa... muy cálida escena!

Blanco y Negro (como sinónimo de Buenos y Malos)…
aún no hemos aprendido nada.





Por otro lado, hacer un breve comentario de otra película, esta vez una de nacionalidad extranjera y que estuvo nominada para algunos premios Oscar. Se trata de Precious, basada en una historia real. Protagonizada por Gabourey Sidibe, en su primer papel cinematográfico encarnando el rol protagónico de Precious y Mo´Nique que interpreta a su madre, una mujer frustrada que descarga toda su ira en forma atroz y violenta sobre su hija, quién además de ser negra (con todo lo que ello aún significa en Harlem) es obesa y a sufrido el abuso sexual desde sus tres años de vida por parte de un padre perverso que no sólo la somete sexualmente, sino que además la deja embarazada en dos oportunidades, una a los doce años y otra a los dieciséis.
Una película con excelentes actuaciones, que nos hace centrar la mirada en un sector social marginal, que nos recuerda que aún no hemos evolucionado mucho en materia de “cero” discriminación (en cualquiera de sus órdenes) más allá de vivir en el siglo XXI, y que, además nos permite ver de forma clara y cruda lo valioso y subjetivante que conlleva siempre, no dejar de ser uno mismo para superar la brutalidad y las condiciones adversas de vida cuando toda una sociedad margina desde sus pautas culturales claras (blancas) y homogéneas.
Luego, acotar que algunas actuaciones estuvieron de más, y creo que solo funcionaron de relleno mediático mediante los cuales, Oprah Winfrey, su productora, quizá utilizó para darle un poco más de taquilla. Pero, dejando esas pequeñeces de lado, me parece que vale la pena verla, aunque más no sea, para recordarnos el camino retrógrado que hacemos en materia humana…



Arpegios desde el alma.





Conocí a Georgina Hassan a través del catálogo de Club del Disco, un sitio que promueve música Argentina de la trastienda y lo matiza con el folclore del mundo. El sitio cuenta con un bello y amplio jardín de repertorio exótico y autóctono, como es el caso de esta bellísima cantante argentina poseedora de una voz cálida y dulce con la que matiza la canción local y la personal con el sonido de la música latinoamericana, otorgándonos el placer y la dicha de viajar con su voz a través de la cordillera y de pueblos perdidos en la espesura de la selva…



Sin más, una delicia a la que los invito, para que se pueblen de belleza y de sonidos, para que vuelen como yo, y se dejen atravesar por la maravilla del arte en sus múltiples manifestaciones.

BUENA SEMANA PARA TODOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario