Material exclusivo para utilizar en el baño

domingo, 16 de mayo de 2010

Dispersión de prejuicios y creencias

Deberíamos aprender de la luz, que en su dualidad asume la esencia de un todo que produce un efecto mucho más intenso que la suma de sus partes.







Las diferencias a nivel humano debieran constituir un crisol donde las distintas etnias, credos, ideologías y sexos se fundan en una mezcla o suspensión coloidal en dónde las fases microscópicas formen un todo sin el mínimo deseo de fraccionarse o separarse. La diferencia, en sí, constituye un tesoro de la naturaleza humana, permite el complemento y motiva la búsqueda en el peregrinaje por los caminos que vamos eligiendo transitar, un tanto rocosos y polvorientos, pero trascendentes para las almas que persiguen evolucionar.
En esta evolución, la diferencia es un condimento que encierra una de las mayores riquezas y esto es así porque la diversidad estimula la comprensión y la tolerancia, o al menos debería. Justamente allí radica el problema de la diferencia, en la intolerancia con la que los seres humanos la enfrentamos, como guerreándola permanentemente en un intento de homogeneizar lo heterogéneo, pasando por el tamiz lo que nos molesta o nos incomoda de aquel o aquella que hace la diferencia u opta por andar senderos diferentes en pos de crecer, aprender y vivir una vida más plena.
Aún hoy, es posible escuchar y asistir a cuestionamientos irresolutos y vetustos que se han padecido y se vienen padeciendo desde hace años, como si la historia de la humanidad no tuviera memoria genética en el seno mismo de las células que la generan. Es por eso que hoy, por ejemplo, en algunos lugares del mundo se efectúen racias por diferencias de color, o género o sexo, provocando que ciertos sectores sociales, los más conservadores, los que supuestamente saben cómo hacer las cosas o están convencidos de que las hacen bien y por eso mismo jamás se auto cuestionan, gocen de ciertos derechos sociales y privilegios en desmedro de otros, minorías, o no, que por promover otros modos de acción o por apostar a otro estilo de vida, diferente, raro a los ojos de los primeros, son descartados del plano moral y legal, son ninguneados y privados de derechos tan universales como lo son, el derecho a la libertad de opción y el derecho a la igualdad.
No es raro que esto suceda, más si tenemos en cuenta que quiénes hacen o escriben las leyes, muchas veces lo hacen motivados por un gen que promulga la perfección en términos de homogeneidad camuflada de igualdad, por convicción, a veces, por desconocimiento otras tantas y por conveniencia para pocos en su mayoría.
A veces me pregunto, ¿qué adversario interno amedrenta a nuestros legisladores?. Sin duda, sea quien sea, este adversario oficia de prisma dispersor, descompone el temor personal en innumerables prejuicios que se deberían refractar hacia su fuente para hacer de ellos un motivo de cuestionamiento y de duda, algo que no sucede, simplemente porque a su alrededor, la interferencia es disminuida por similares medios, y es por eso que ese miedo se multiplica y crece estimulando la intolerancia, el nacimiento y la permanencia de ciertas leyes, como la ley racial que se intenta aprobar en Arizona o el debate –al menos se genera debate y en eso, creo, hemos avanzado un poco luego de algunos años de pseudo democracia- sobre el derecho al matrimonio gay y la flexibilización en términos de adopción, entre otras tantas.





Esto nos alerta acerca de que aún, nos queda mucho por madurar en los albores de este siglo y se vuelve a poner sobre el tapete el llamado de atención que nos muestra claramente que para eso vivimos en estos años que han comenzado revolucionados como tantos otros, para hacer posible las migajas del cambio en el tiempo que nos toca transitar.
Quizá no veamos asumidos en estos cuerpos, los frutos de nuestro debate y nuestra defensa, pero habremos ganado en humanidad e igualdad si cuando decidamos volver, estos temas ya ni siquiera pertenezcan al ámbito del debate ni de la opinión pública.





Discriminación aromática natural (poco ruido ¿? muchos olores !!)

Cuando nos empeñamos en discriminar los efluvios de nuestro organismo, también causamos molestias y estragos que atentan contra nuestra salud, más allá de que me sume al colectivo que prefiere la estimulación a través de otros ruidos y aromas.
Con rigor científico y un toque de humor, para amenizar tan encapotado acontecer cotidiano...


La química, el olor de pies y el mal aliento

Es frecuente encontrar personas cuyo aliento despide un olor desagradable cuando se nos acercan y nos hablan. El fenómeno se conoce con el nombre de halitosis. Sin embargo, es un fenómeno que siempre se lo atribuimos a otros y que, aparentemente, nunca nos ocurre a nosotros. Nada más lejos de la realidad y veremos por qué.
Cuando los humanos detectamos un olor es debido a la presencia de moléculas de una determinada sustancia que son captadas a través de los "sensores" que poseemos en nuestros órganos olfativos. Estos órganos son muy sensibles y pueden llegar a detectar concentraciones moleculares en el aire de una parte por mil millones. Sin embargo, cuando el olor lo generamos nosotros mismos los receptores de nuestros órganos olfativos se saturan y no son capaces de detectar ninguna diferencia: nos hemos acostumbrado al olor y ya no lo sentimos.

¿A qué se debe el mal olor?

Se debe a la presencia en nuestro aliento de una sustancia química denominada metilmercaptano. Las bacterias presentes en la boca provocan la descomposición de una proteína, liberando aminoácidos (cisteina y metionina) que contienen azufre, y que a su vez dan lugar a la formación del metilmercaptano. Esta sustancia es un gas que se mezcla con el aliento y es el responsable de su mal olor.
Algo parecido ocurre con nuestros pies. En las condiciones que se crean en unos pies sudorosos (un medio con características alcalinas) pueden proliferar bacterias que provoquen la formación del metilmercaptano, lo que da lugar al tan característico "olor a pies".
Esto no sólo ocurre en nuestros cuerpos. También, en el medio ambiente pueden existir algunas bacterias que provoquen un proceso semejante. Es lo que ocurre, por ejemplo, en una zona de Escocia, cerca de Edimburgo, donde periódicamente la costa exhala un olor bastante desagradable.
Pero, no sólo es esta sustancia la responsable del mal olor del aliento. Aunque en menor cantidad, también se producen en nuestra boca otras sustancias con olores desagradables. Una de ellas es el sulfuro de hidrógeno que se caracteriza por un fuerte olor a "huevos podridos". Más bien debería decirse que los huevos podridos huelen a sulfuro de hidrógeno, puesto que este compuesto es el responsable de su olor. Otra sustancia fuertemente olorosa que se puede producir en nuestras bocas es el sulfuro de dimetilo que también forma parte del aroma del café molido.

¿Cómo puede combatirse el mal olor?

Evidentemente con la limpieza de pies y boca. Pero sabemos que esto no es suficiente y los enjuagues de boca o los lavados de pies, aunque necesarios, sólo contribuyen a eliminar parcialmente el olor y por poco tiempo. Es necesario además eliminar las moléculas de metilmercaptano que se siguen generando.
Por ejemplo, para el mal aliento se recomienda que se utilicen dentífricos que contengan sales de cinc o de estaño. La presencia de estos metales interfiere las enzimas de las bacterias que producen el metilmercaptano y ayuda a eliminarlas.
En el caso de los pies existen también productos que cumplen una misión similar, pero lo más eficaz suele ser utilizar plantillas de carbón vegetal. El carbón vegetal en forma de pequeños gránulos situados en el interior de la plantilla absorbe las moléculas de metilmercaptano, reteniéndolas e impidiendo que pasen al ambiente.

¿Qué es el metilmercaptano?

Los mercaptanos son un grupo de compuestos químicos conocidos también por el nombre de tioalcoholes o tioles. Son compuestos orgánicos con una estructura parecida a los alcoholes, una cadena carbonada que en lugar de un grupo -OH contienen un grupo -SH.
El más sencillo de todos es el metilmercaptano CH3-SH que contiene un único átomo de carbono. Este compuesto es gaseoso a temperatura ambiente (su punto de ebullición es de 6 ºC) y los demás son líquidos de bajo punto de ebullición.
El metilmercaptano se utiliza industrialmente en la fabricación de pesticidas y en la regeneración de catalizadores que se emplea para refinar el petróleo. Sin embargo, uno de los usos más curiosos de esta sustancia viene dado por una de las propiedades características de este grupo de compuestos: su olor desagradable. El metilmercaptano se utiliza como aditivo para el gas de uso doméstico (gas natural, propano, butano). Su mal olor ayuda a detectar los escapes de gas.

Fecha de publicación en foro permanente de química y sociedad: 20/04/2009
Autor: M. A. Gómez

Y si de olores habalmos, este es, sin lugar a dudas, el más aromático, inoportuno y chistoso:

Poema del pedo alegre



¿Qué es un pedo?
y yo le contesté muy serio... el pedo es un pedo,
Con cuerpo de aire y corazón de viento
El pedo es como un alma en pena
que a veces sopla,
Que a veces truena.



Es como el agua que se desliza
con mucha fuerza, con mucha prisa.
El pedo es como la nube que va volando
y por donde pasa va fumigando.



El pedo es vida, el pedo es muerte
y tiene algo que nos divierte.
El pedo gime, el pedo llora;
el pedo es aire, el pedo es ruido
y a veces sale por un descuido.

El pedo es fuerte, es imponente
pues se los tira toda la gente..
En este mundo un pedo es vida
porque hasta el papa bien se lo tira;
hay pedos cultos e ignorantes
los hay adultos, también infantes,
hay pedos gordos, hay pedos flacos,
según el diámetro de lo tragado.



Hay pedos tristes, los hay risueños
según el gusto que tiene el dueño.
Si un día algún pedo toca tu puerta
no se la cierres, déjala abierta
deja que sople, deja que gire
a ver si hay alguien que lo respire.



También los pedos son educados
pues se los tiran los licenciados,
el pedo tiene algo espantoso
pues si lo aguantas te lleva al pozo.
El pedo tiene algo monstruoso
que a veces sale con él un trozo



Este poema se ha terminado
con tanto pedo que me he tirado
mientras escribo, mientras lo mando...
No aguanto más, me estoy CAGANDO!!!





CIENCIA APLICADA - DATOS DEL CONICET  (al menos así me ha llegado, entre aroma y aroma)



No tengan vergüenza y difúndanlo... Una contribución a los grandes temas médicos: LO QUE SIEMPRE QUISISTE SABER.... Y NUNCA TE DIO LA CARA PARA PREGUNTAR



1- ¿Qué es el pedo? ¿Cuál es su composición?



Flato, del latín flatus, significa soplo y es un compuesto de gases altamente variable, expelido por el ano. Está formado por parte del aire que respiramos, que es casi compuesto exclusivamente de Nitrógeno y Dióxido de Carbono, luego el organismo absorbe oxígeno, y los gases resultantes de las reacciones químicas entre los ácidos estomacales, fluidos intestinales y flora microbiana producen: Dióxido de Carbono, Hidrógeno y Metano.



2- ¿Qué hace que los pedos tengan olor?



El olor de los pedos proviene de pequeñas cantidades de Sulfuro de Hidrógeno (gas sulfhídrico) y Azufre libre en la mezcla. Cuanta más rica en Azufre es tu dieta, más de esos gases van a ser producidos por las bacterias en tu intestino, y más hediondos serán tus pedos. Alimentos como cebolla, coliflor, huevos y hongos, son notables por producir pedos repugnantemente hediondos. El frijol, por ejemplo produce grandes cantidades de pedos no necesariamente pestilentes (inodoros).



3- ¿Por qué los pedos hacen ruido?



Los ruidos son producidos por la abertura anal, comúnmente conocida como el orto. El ruido depende de la velocidad de expulsión del gas, y de cuán estrecha es la abertura de los músculos del esfínter anal.



4- ¿Cuánto gas produce una persona normal?



En valores promedio, una persona produce cerca de un litro de pedo por día, distribuido matemáticamente en aproximadamente 14 pedos diarios.
Puede ser difícil para vos determinar el volumen de tus pedos diarios, pero vos podes estimar cuántas veces al día te pedorreas. Pensá en esto como en un pequeño experimento científico: Anotá todo lo que comés y contá el número de veces que alegremente te pedorreas.
Entonces podes tomar nota de la cantidad y olor de tus pedos. Descubrirás una relación entre lo que comes y el hedor de tus pedos.



5- ¿Cuánto tiempo tarda el pedo para llegar a la nariz de una víctima inocente?



Depende de las condiciones meteorológicas, humedad, velocidad del viento y distancia entre las personas. Los pedos también se dispersan, su potencial nauseabundo disminuye con la dilución. Existen condiciones excepcionales: cuando el pedo es liberado en un área pequeña y cerrada, tal como un ascensor, un cuarto pequeño, dentro de un automóvil o bajo las sábanas, porque esas condiciones limitan la cantidad disponible de diluyente (aire) y el pedo va a permanecer en una concentración que permitirá su percepción, por más tiempo, hasta que se condense en las paredes.



6- ¿Algunas personas nunca se pedorrean?



¡Falso! Toda entidad viva se pedorrea. Algunas personas se pedorrean aun algunas horas después de muertas (generalmente gente extremadamente vengativa ....)



7- ¿Los hombres se pedorrean más que las mujeres?



¡Falso! Las Mujeres se pedorrean tanto como los hombres. La diferencia es que los hombres se enorgullecen de ello.



8- ¿En qué momento uno está más propenso a pedorrearse?



Durante la mañana al despertar. Esto es conocido como 'Cantata Matinal' o 'Allegro, ma non tropo'. Si uno llega al baño y empuja fuerte se puede conseguir una buena resonancia y ser oído en toda la casa!



9- ¿El frijol hace que las personas pedorreen más?



El frijol contiene azúcares que los humanos no pueden digerir. Cuando esos azúcares llegan a nuestros intestinos, las bacterias se hacen una fiesta y producen mucho gas. Otros productores notables de pedos son: el maíz, la pimienta, el repollo y la leche.



10- ¿Es el eructo en realidad un pedo que salió por el lado equivocado?



No. La frase .... 'Eructo es un pedo que tomó el ascensor', o el poema 'Un eructo bien lanzado, según la opinión de Angulo, es un pedo, que cansado, no pudo llegar al culo'... ¡son puro folklore! El eructo viene del estómago y tiene una composición química diferente a la de un pedo. Los pedos tienen menos aire atmosférico y más gases producidos por flora microbiana.



11- ¿Dónde van los pedos que aguantamos?



¿Cuántas veces UD. se aguantó un pedo, pretendiendo soltarlo en la primera oportunidad apropiada y después descubrió que este había desaparecido?¿Salió lentamente, sin que la persona se diera cuenta? ¿Fue absorbido por la corriente sanguínea? ¿O qué carajo es lo que le pasó?
Los médicos están de acuerdo en que el pedo no es ni liberado ni absorbido. Simplemente vuelve a los intestinos y sale más tarde, como la cabeza de una tortuga. Esto reafirma el hecho que los pedos no se pierden sino que se demoran.



12- ¿Es posible encender los pedos?



La respuesta es SI. Normalmente los pedos incluyen Metano e Hidrógeno, ambos gases inflamables. Por esto, Ud. debe tener en cuenta que intentar la ignición de un pedo puede ser peligrosa. La llama puede retroceder y su ropa o lo que estuviese cerca puede prender fuego. Cerca del 25% de las personas que lo intentaron, quemaron sus nalgas y los pelos de su culo. Y a pesar de que es un espectáculo inolvidable ver las llamas azules que producen los pedos, amigo le recomiendo que mejor no lo intente o padecerá la celebre expresión de 'cago fuego'.



Agradeciendo su inteligente atención, no se ponga colorado porque sería... al pedo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario