Material exclusivo para utilizar en el baño

domingo, 13 de junio de 2010

Espejitos de colores


En el contexto “revolucionario” que se abre en 1810, la lucha que todos los hombres debían librar era cuerpo a cuerpo, era uno de esos momentos en que las utopías debían pelearse en el campo de batalla. Para ello necesitaban identificarse y diferenciarse del ejército enemigo, necesitaban simbolizar su lucha para darse ánimo en los momentos más duros y fue en este contexto, que desobedeciendo las órdenes de su superior, el recordado general Manuel Belgrano entusiasmó a su ejército para crear nuestra bandera.



Junio tiene una rara costumbre, rociar de humedad el aire, hacer tiritar de frío a la gente y teñir de gris y bruma el ambiente. Pero más allá de lo climático, hoy por hoy, desde diferentes flancos, este junio nos satura con gambeta mundial.
Los medios se encargan de hacernos saber el número de palpitaciones de Maradona al momento del primer gol frente a Nigeria, nos venden el súper LCD para que podamos gozar del encanto de estar presentes en Sudáfrica desde el living de casa y nos alertan acera del pronóstico para los próximos partidos.
Mientras tanto, por acá la escuela ve vaciar sus aulas de niños y adolescentes que se entusiasman más por gritar un gol que por aprender a pensar y a criticar activamente. Claro, es que olvidaba que en la era del enseñar para el mundo del ¿trabajo?, el enseñar a pensar está tan desvalorizado que los chicos ya ni saben el significado de esa palabra.
Entre medio, tampoco recuerdan que hace menos de un mes celebrábamos otro cumpleaños de la patria y que dentro de una semana se cumplen 198 años del surgimiento de nuestra bandera nacional, una bandera que hoy por hoy flamea por doquier en los edificios, farolas, espaldas de los hinchas, autos y en otros tantos rincones de nuestro país con un significado diverso al de sus orígenes.
Al observar todo el show, me voy preguntando a baja voz ¿Qué aspectos de la bandera elegimos para hacer patria? ¿Fomentan esos aspectos la igualdad? ¿Cuál es la igualdad que pregonamos? ¿Coincide con la qué tenemos o con la qué queremos? ¿Qué hacemos en el día a día para elegir un país más habitable para todos y todas? ¿Qué significado adoptan hoy por hoy nuestros símbolos patrios? ¿Con qué bandera hacemos patria?... y vienen a mi recuerdo las palabras de María Maré que publiqué hace alguna semanas y me vuelvo a preguntar ¿Somos libres cuándo compramos lo que otros con más poder eligen por nosotros?



"La libertad es la capacidad de elegir con responsabilidad. Pero, en muchas oportunidades, (y me incluyo), ni estamos eligiendo, ni estamos siendo responsables. No elegimos porque respondemos a una imposición externa, cuyo mayor logro es hacernos creer que somos libres. Lo que no lograron hacer los regímenes dictatoriales, lo ha conseguido esta democracia descarriada. Las dictaduras prohibían un libro y la gente lo leía a escondidas. Ahora podemos acceder a todo y lo único que tomamos, en la mayoría de los casos, son espejitos de colores."



¿Cuántas decisiones políticas se estarán resolviendo tras la pantalla del mundial? ¿Cuántas de estas decisiones ante las cuáles luego pataleamos se transforman en ley mientras nosotros observamos un pleito mediático? ¿A cuántas de esas futuras leyes deberíamos estar apoyando para que no quedemos al margen de un estado de derecho y ni siquiera conocemos?



"La igualdad, finalmente, aquella que Vicente López y Planes colocó en un trono, hace tiempo ha sido destronada. Y estamos tan cómodos así, que no alzamos la voz para pedir justicia. Y justicia no sólo es que se resuelva un asesinato y determinada persona vaya presa."



Somos parte de un sistema que promueve la desigualdad constantemente en nombre de una moral históricamente contaminada y mal entendida. Somos testigos y cómplices de un sistema que nos lleva muchas veces a que agachemos la cabeza frente a una demanda laboral que mantiene los sueldos magros y completa o parcialmente en negro, a cambio a todo nuestro esfuerzo, potencial y dignidad. Somos cómplices porque negamos la realidad ante un festejo mundial que no debería hacernos olvidar que por acá, una o varias leyes pueden hacer la diferencia en cuanto a nuestro estilo de vida pero un gol de más u otro de menos es cuánto más, una alegría o un disgusto; otro espejito de colores.
Creo que luchar por la justicia es animarse a transitar el camino de la igualdad sin prejuicios, es animarse a elegir con responsabilidad a pesar de que algunos nos tilden de locos porque nuestra elección no se condice con la preestablecida o la que nos imponen descaradamente o subliminalmente.
Estos interrogantes que se entretejen en los párrafos precedentes son algunos de los muchos a los cuáles deberíamos responder, empezando por tomar conciencia de que las elecciones son nuestra responsabilidad, más allá de la condición y del lugar que ocupemos en la sociedad.

5 comentarios:

  1. Querido Tatián,
    Al margen de los problemas económicos-políticos que hoy día enfrenta el presidente de España Zapatero, hay algo enorme que admirarle y es el discurso que dio el día que aprobó en España los matrimonios homosexuales. Te dejo la liga, es conmovedor:
    http://www.youtube.com/watch?v=iJC_5DhkwgQ
    Al verle no pude dejar de sentir envidia ya que el presidente espurio mexicano en cuestión de ideología de derechos humanos no le llega ni a los talones a Zapatero, basta ver que él y su partido ultra conservador quiere impugnar los matrimonios entre personas del mismo sexo que recientemente ha legalizado el partido de izquierda aquí en el DF. Vergüenza debería sentir FELIPE CALDERÓN y todos aquellos que no respetan los derechos y libertades de todos los ciudadanos por igual, sin distinción de preferencias, género, raza, etc.etc. BESOS Y GO ARGENTINA: UNA TIERRA QUE ADORO.

    ResponderEliminar
  2. Gracias querido Tessi!!!... en cuánto me haga un ratito me sentaré a escuchar a Zapatero... mientras no me zapatee, está todo bien! jajaja.
    Yo me pregunto, ¿Sienten vergüenza?...
    ABRAZOS!!!

    ResponderEliminar
  3. Querido Tatián,

    Yo creo que sencillamente....NO sienten...ni frio, ni calor... ni nada de nada. De hecho acostumbran a jugar "con la doble moralina"...¿o no?
    Simplemente guardan las formas "por el qué dirán"
    Abrazo
    Lily

    ResponderEliminar
  4. Amigo! Muy interesante el articulo, da para pensar y analizar mucho sobre la realidad actual!

    ADORÉ el comentario que me dejaste en el ultimo texto, sos un capo che, me ecantaa y muchisimas gracias! Prometo intentar!

    Un beso enorme,
    Nahuel!

    ResponderEliminar
  5. Queridos Todos!!! jeje -no tengo mucho tiempo por lo que hago un saludo conjunto- GRACIAS por pasar.
    Tessi: he escuchado a Zapatero... realmente es un ejemplo que deberían seguir muchos (hago extensivo a todo aquel que pase por aquí y lo desee a que escuché el discurso de Zapataro frente a la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en España)
    Lily: algo sienten, lo que sucede es que mienten para, como bien decís, guardar las formas... Es lamentable que todo sea aprobado o desaprobado en términos de ideales políticos y no humanos, que todo dependa del impacto que una ley podría causar en la sociedad... Así vamos, así estamos!.
    Nahuel, me alegro que te haya gustado y que te sirva... ánimo pibe!!! vamos!!! que no estás solo!!!
    Saludos Silabarios pra ustedes y para el resto que pasee por aquí aún sin dejar comentario escrito...

    ResponderEliminar