Material exclusivo para utilizar en el baño

martes, 27 de julio de 2010

Frúgivoro encuentro

("cafecito" en el corazón del MNBA Neuquén)
Llegué al museo pasada las siete de la tarde y Sandra lo hizo un poco después. Me sorprendieron sus dedos en mi cintura y un abrazo que estrechó meses de no vernos, haciendo visibles los rostros tras el maquillaje silabario perpetuado a través de la pantalla de los mails.
Traía consigo sus manos repletas de arte entretejiendo mantillas para una futura madre a la que le hiciera falta, algunas canas revueltas como telón sobre la frente de un rostro siempre joven y la mirada serena y tranquila de quien desafía los embistes del tiempo buscando elevar su alma en una evolución permanente.
Me invitó a pasar a la sala de muestras en dónde la permanencia inmóvil de los años enmarcada en forma grotesca, confundía el devenir de nuestra conversación y nuestros pasos que se deslizaban fluidamente hacía un salón conceptual y abstracto plagado de cerraduras, de llaves y de acrílicos iluminados en donde unos cuantos fluorescentes pegaditos sobre una de las paredes laterales imitaban a lo lejos un código de barras, algo que luego supimos, emulaba la serie de Fibonacci.



¡Claro, Cómo no nos dimos cuenta! El eco de nuestras voces resonó entre los paneles y volvió convertido en sonrisas y exclamaciones varias de asombro ante aquel arte que amerita explicaciones que no deseábamos buscar, simplemente porque ante la expresión cultural y artística, lo importante es vibrar, entrar en sintonía y mantener la misma frecuencia.


(Serie Pisa Fibonacci 2010 - Margarita Paksa)









 

Se ve que nuestro espíritu no logró en ese momento afinar las longitudes de onda entre nuestras vibraciones y las de la artista, profundizando los valles y elevando las crestas hacia un infinito inmaterial sin puntos de contacto. Así, no tenía sentido forzar el cauce natural de la correntada y salimos de aquella sala embebidos de dudas en cuanto a la comprensión de las formas que Margarita Paksa dejaba reposar en su interior, al mismo tiempo que se restablecía entre nosotros otra frecuencia estimulada por la vibración de sendas energías que hacían contacto nuevamente como si los dedos de la creación nos hubieran dibujado y contorneado en forma sincrónica a lo largo de los años.

Faltaba poco más de una hora para el concierto de guitarra que habíamos quedado en escuchar como pretexto para un encuentro postergado por ciertos caprichos nada azarosos de la vida y sentados en torno a una mesa del cálido café que funciona de bastidor entre la sala de muestras y la sala de conciertos, comenzamos a descolgar relatos de las ramas más ocultas y frondosas de las experiencias que, dolorosamente nos hacen crecer en ausencia de tiempos verbales y buena educación, como si fueran los frutos tiernos y maduros al momento de la cosecha.
Saboreamos cada fruto, evocando lo dulce, lo agrio y lo amargo, embebiendo el paladar con un exprimido natural de naranjas, suavizando la digestión tras la conversa y el compartir frugívoro mixturado con sonidos y palabras.
Separaciones, vínculos, cariño, amor, las bienaventuranzas del yoga y las dietas ayurvédicas, literatura, anécdotas, autores, humoradas, recuerdos, anhelos y confidencias fueron removidos tras las cáscaras que separan la pulpa del ambiente, embadurnando de placer, risas y asombros nuestros sentires y dejando al descubierto los carozos que se fueron partiendo, sembrando en los nuevos surcos removidos y trazados, la simiente de una etapa renovada que en forma paralela, cada uno por su lado, dejaba brotar y retoñar.
Todas las anécdotas, las vivencias y los relatos fueron el abono fértil y fecundo con el que regamos ese nuevo punto de partida y a su vez, se transformaron en las vértebras de una noche arpegiada y rasgada con sonidos populares y algunas claves sinfónicas de sol y de luna que brillaba en lo alto, radiante y llena de luz, acompañando nuestros pasos por las calles céntricas de una noche sabatina y neuquina que atravesábamos sin ser parte de la gente, sin pertenencias epocales, con auras solapadas que nos abrían camino entre una cena y algún que otro trago sin alcohol, estirando el tiempo y venciendo la inercia de la relatividad en un encuentro que se fue configurando sin preparativos aparentes y con toda la intencionalidad de un viaje ancestral que sin duda, en algún rincón del universo, emprendimos juntos.


(Con Sandra, en la Trattoria "el León" - Neuquén 24-25 de Julio 2010)

GRACIAS QUERIDA TIA SANDRA por tan hermoso momento compartido juntos... yo también lo pasé muy lindo!  =)

14 comentarios:

  1. Tatián:
    Valentina es divina, divina, divina, dan ganas de comérsela a besos.... pero no lo veo carita de "berrinchuda" para nada, es de una dulzura total... o faltó alguna fotito rabietuna...

    Felicitaciones por el blog. Muy buen diseño. Interesantes artículos y enlaces....el de Pepe Cibrián me mató!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la sonrisa de tu tía. Las fotos de Valentina son sensacionales pero me habría encantado ver una tuya tirado en el supermercado..."momento kodak". Por cierto, alcancé a ver una foto en la que está "inserta" en una especie de "balde" - así les decimos aquí - o recipiente (creo que rojo) que me recordó la foto que tienes en Facebook donde la pobre también anda rodando por el mundo inserta en algo...jajaja ¡que risa!

    Fibonacci...lo amo...

    ResponderEliminar
  3. ¡ Todo lo que se esconde tras una taza de café !...eso es lo que pensé al leerte...tema digno de una entrada...¿no crees?

    ResponderEliminar
  4. Marion!!! Bienvenida!!! Gracias por darte una vuelta por acá!!! Con respecto a las fotos, tenés razón, nadie retrató los berrinches podés creer?, la próxima será la sesión fotográfica de los mismos, así mis palabras no quedan tan desautorizadas jajaja... les traeré testimonio gráfico y real y reivindicaré lo dicho! jajaja

    BESOTES y te espero cuando gustes!

    ResponderEliminar
  5. Dali, querida!!! "el momento kodak" te lo debo! jaja, no podía tirarme al piso y tomar fotos!!! aún no logro hacer más de algo a la vez jajajaja, pero te prometo que para la próxima, al menos lo intentaré jaja.
    Acá se llama balde al primero que viste en facebook y a este otro rojo se lo llama fuentón, al menos así lo aprendí yo hace muuuuucho tiempo, casi el mismo que no le doy uso... jajaja
    comparto la idea de postear sobre esas saliditas de café... interesante y da para decir mucho!

    Besotes y gracias por pasar a visitarme!

    ResponderEliminar
  6. Betilón no dejó comentario pero supe que estuvo de visita... igual te doy la bienvenida BETILÓN y te agradezco la querencia y tus piropos!!! GRACIAS...

    Besotes, y cuando gustes sos bienvenida!

    ResponderEliminar
  7. Querido Sebita,

    Sabes que siempre es un placer darse una vuelta por tu mundo...que "piano, piano"...empieza a ser el mio también.

    Me alegra comprobar que has tenido un fin de semana muy aprovechadito.

    Por cierto, no escuché ningún berrinche de Valentina...¿Los habrás soñado? jajaja

    Besote y abrazos, para C. también.

    ResponderEliminar
  8. TATI, gracias a tí por el espacio y por dejarme comentar sílaba a sílaba...

    Deberíamos hacer un post paralelo de eso del café fijate...postear al mismo tiempo sobre el mismo tema...siento que sería interesante. Como tú dices, hay mucho por decir al respecto. Beso.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Lily por tus visitas y por apropiarte de este espacio que también es tuyo... Clau te deja besos y yo también!...

    Dali, sin duda lo haremos pero por hoy los Musos se han ido... habrá que invocarlos!!!

    BESOTES

    ResponderEliminar
  10. Los musos y musas son seres bien extraños...van y vienen, van y vienen...también es otro tema digno de entrada eso de los musos y musas...

    Dejalos que vayan y se diviertan...de venir, tienen. Eso es lo único seguro.

    Besote y otro para Cl.

    ResponderEliminar
  11. Qué lindas fotos y experiencias que compartes! Realmente tu lectura es muy grata!! Se te extrañaba! jajaja...ya sé...YO desaparecí jiji!! Espero todo ande bien en tu vida y te espero por mi espacio. Cuidate y super besos!!!

    ResponderEliminar
  12. El jueves tomé mates con Sandra... pero jamás podría describirlo como vos al cafecito, jejeje!!! Sos genialmente capo!!! Te quiero un montón y me encantó verte por estos pagos!!! Ya haremos alguna charloteada, en otro momento!!! Besotes de YOP

    ResponderEliminar
  13. Nahuel, muchas gracias por tu regreso y por tus palabras...

    Verito, seguramente lo describirías mejor! GRACIAS por acercarte y por tus palabras. la querencias sabés que son compartidas y es cierto, cuánto tiempo hace que nos debemos una charloteada!!!?... ya llegará nuestro momento, cuando el universo lo disponga! como diría mi amiga tinker, polvo de estrellas para vos!!! BESOS

    ResponderEliminar
  14. aA
    a
    a
    a
    a

    a

    a
    a
    a
    a
    a
    a
    aa

    a
    a
    a
    a
    a
    a
    a
    a
    s
    asa
    as
    a
    s
    as
    as
    as
    a
    sa
    s
    a
    sa
    s

    ResponderEliminar