Material exclusivo para utilizar en el baño

lunes, 5 de julio de 2010

Recuerdos cuánticos



Cuantos cajones

me seguirán develando el rostro del recuerdo.

Cuantos libros dejarán caer pétalos,

nombres, garabatos, trazos de otro tiempo.

Cuantas calles

me recordarán aún tu nombre.

Cuantos colores

en el óleo atardecer de la tarde

me inundaran de tu magia

transformando mi pasado en presente.



Al abrir el cajón, tras los papeles amontonados asomó sonriente un dibujito que me miró tendiendo su mano para que lo rescate de la asfixia celulósica que lo mantenía secretamente alejado de mis recuerdos. Mi rostro se asombró en los párpados y mis labios se desvistieron ensanchando los límites de las comisuras, dejando al desnudo las cumbres montañosas más sobresalientes de mis dientes. El pulsar del corazón remontó vuelo y las cosquillas evocadas me dieron escalofríos. Una película pincelada a fotogramas atravesaba mis retinas, la emoción me dejaba viajar a ese pasado que vive de recuerdos y de vez en cuando irrumpe en nuestro presente para sacudirnos el futuro de incertezas y quimeras. Por un instante dudé en dar pasos hacia atrás o salir corriendo hacia adelante hasta que finalmente, ante la indecisión, me senté, respiré y soltando la mano de aquel círculo con dos puntitos y una línea que dejaba asomar una especie de larga y burlona lengua, cerré el cajón dejando aquel rostro surrealista bocetado en trazos cuánticos descansar de nuevo en aquel lugar elegido para la evocación de un momento único y querido que a veces añoro a pesar del camino recorrido y asumido desde entonces.

No es el tiempo compartido ni el pasado transitado. Son los gestos y el amor de ayer; pequeñas gotitas de recuerdo que con el escurrir del sudor van destilando, concentrando todos los sabores y el encanto de algunos años rodeado de la más pícara e infantil travesura de sus labios.


4 comentarios:

  1. Hola, Sebas, como estás?
    Muchisimas gracias por tu ultimo comentario. Lo sentí lleno de fuerzas y con esa canción maravillosa que me dejaste...Sos un genio, muchas gracias.
    Y el post de hoy me encanta. Me parece super tierno y romantico o, al menos, es así cómo lo quise ver hoy. Se nota que por dentro sos una persona hermosa!! Seguí asi encantándonos con tu espectacular mezcla de inteligencia y sensibilidad!!

    Te espero por mi nuevo post que está más escalofriante y oscuro que nunca :O

    Saludossssss

    ResponderEliminar
  2. ¡ Ay esos recuerditos traviesos que uno va encontrando aquí y allá y que surgen de repente entre todos los papeles que acumulamos con el ir y venir! ¡ papelitos traviesos que hablan a través del tiempo! ...yo siempre he creído que son una especie de venganza del tiempo. Aunque la palabra "venganza" tal vez sea muy fuerte...¿ Quién sabe? pero de que sacan sonrisas, lágrimas y ganas de ir y venir...seguro...

    ResponderEliminar
  3. Muy traviesos recuerdos que te dejan tambalenado entre ese ir y venir!
    Gracias por darte una vuelta, gracias por dejarme hacer ruido entre tus bolsillos...

    BESOS :)

    ResponderEliminar
  4. Mi querido, tú puedes hacer ruido cuando tú quieras.

    ResponderEliminar