Material exclusivo para utilizar en el baño

jueves, 12 de agosto de 2010

"Saturno Contro"

Luego de la visita que pobló mi casa por la tarde, atravieso sus espacios como quién atraviesa una calle. Recorro con la vista ambos lados de la sala, inspecciono cuidadoso los cerámicos en busca de algo que pueda atropellarme y provocar una irremediable caída con su consecuente golpe y resonancias, tanto las verbales como aquellas más óseas y musculares.
En apariencia, nada me turba y nada me invade, hasta que lo observo. Un bultito, pequeño y colorado, recostado sobre el futón de texturas lisas y de blancas cuerinas.
Me acerco curioso a su encuentro y observo que es un caramelo en proceso de descomposición luego de haber sido lamido varias veces por voraces lengüitas inquietas. Resoplo, respiro y pienso ay ay ay, Son cosas de chicos…
Sujeto el caramelo entre mis manos y un papel, lo quito con cuidado y al girar para arrojarlo al cesto que espera impaciente su almuerzo, otro bulto rojizo y otro y otro asoman desde diversos rincones del futón. Comienzo a respirar hondo y me digo en una especie de diálogo mental con mi conciencia Es tu culpa por dejar el paquete de caramelos al alcance de los niños. Acto seguido, tomo más papel y junto los restos de dulces, limpiando los pegotes, quitando las manchas, alimentando al cesto.
Me dirijo a la cocina y enciendo el fuego para calentar el agua y distenderme escuchando linda música, tomando unos ricos mates. Entre tanto, me descalzo y voy por mis pantuflas a la habitación. Mis ojos se agrandan al observar cuán patines en piso recién encerado, algunos discos plateados. Entonces, al fijar la mirada, mis ojos se asombran y mi gesto se expande mientras mi boca exclama Oh por Dios, me quiero morirrrrr al notar que el cerámico se ha transformado en una gran consola de DJ, con cientos de discos girando sin sonar pero sonados. Invoco a Patanjali y pienso Esto te ocurre por no haber colocado la repisa la semana pasada y dejar todos los compactos en pilas, cual juego de encastre por el suelo, sin duda una alfombra lúdica al alcance de cualquier criatura.
Trato de tornar a la calma mientras voy armando el rompecabezas de cajas con discos, volviendo todo a su primitiva forma, evitando escuchar la música para no fruncir el seño ante posibles ralladuras o saltos de láser. Voy armando pilas de a diez, hasta dejar todo en perfecto equilibrio al buen estilo Yenga y en eso voy escuchando golpecitos de metal que anuncian el estado meteorológico del agua hirviendo: temperatura 100 grados centígrados, recomendamos beber con abundante hielo y si es posible, utilice yerba sin palos.
Retomo el ritual del mate y sin visitar otro rincón de la casa, me quedo junto a él, en su íntima compañía, para que nuestro encuentro sea fecundo y placentero y nada nuevo disturbe la tranquilidad que el mantra del yoga Sutra ha logrado otorgarme. Tomo el mate entre mis manos, lo observo, introduzco en su interior la hierba verde, le agrego unas hebras de Tilo, introduzco el agua caliente en un termo y me dirijo sereno al comedor para entrar en ese romance personal que en este paisito llamado Argentina cada uno entabla con su mate. Deslizo suavemente la silla para no provocar ruidos molestos que luego mis vecinos de abajo pudieran utilizar en mi contra y antes de sentarme, una mancha marrón y otra roja y otra marrón y otra de ya no sé qué color turban mi vista, curvan mis comisuras, hacen abrir mis manos elevándolas en un gesto de llevarlas a mi cabeza seguido del acto de exclamación característico y provocando inevitablemente que la gravedad atraiga el mate hacia ella, como queriendo sustraerlo en un acto de amor clandestino, logrando calmar su deseo al sentirse derramar su verde y tibio fluido sobre el cerámico encerado y limpio. Sin poder evitarlo, dejo entretejer improperios en el aire que se confunden y entran en sintonía con los gritos desquiciados de mi vecina dirigiendo retos hacia su pequeño hijo.
No sólo la yerba en el suelo, también los pies surcando los almohadones que delataban la huella del calzado menor, pinturas rupestres de manitos en gelatina y postrecitos; todo un arte infantil poblando las sillas, la mesa y los entornos cercanos. Sin dudarlo, recupero mi mate del fatal secuestro, lo sacudo un poco, lo arreglo como puedo, lo colmo de agua y en un suspiro intenso, bebo para lograr la calma entre las hierbas y el Tilo.
Luego de tragar, respiro hondo y recuerdo mi último viaje a Buenos Aires dónde mi amigo el astrologo supo de advertirme de lo que significa el conjuro cosmológico del caminar lento que ostentan algunos planetas. En ese momento comprendo que significa tener a Saturno Contro, más allá que me haya asomado a la ventana 8 mm de Ozpetek hace ya un tiempo, menospreciado el sutil detalle de su mensaje.
Para colmo, siguiendo el pronóstico astrológico, en estos días Saturno está en oposición a Venus, lo cual significa cuestiones adversas en torno al amor y las relaciones sexuales. Pienso: Lo único que falta es que en la oralidad con mi amante el mate, contraiga una enfermedad verderea. Por las dudas, en estos días que corren deberé probar la masturbación con preservativo, no vaya a ser cosa que Saturno me condene a la muerte blanca o lo que sería más trágico, pueble mi espacio de niños en forma habitual y con otros genes.

4 comentarios:

  1. HOOOLA CHÉ!!!! Tengo unas ganas de probar el matecito y acá no lo consigues, al menos no con facilidad pero ya algún día nos tomarémos uno en nuestra amada Baires. PS. A ver si me envías unas fotitos de Palermo y tantos beshos lugares porteños, pibe! Abrazos a Clau y si pasa por acá y lee esto a Dali!!

    ResponderEliminar
  2. HOLA CHE!!!! jaja GRACIAS CHE!!! por pasar por acá y dejar rastro, se te extraña un poco -bastante- querido Tessi!!!... ya llegarán las fotos, ya llegará el mate, ya llegará el encuentro!!!... Claudio recambia abrazos, lo mismo digo para tu "darling" -no te rías, pero nunca recuerdo donde meter la H de su nombre!!! jajajaja- Y Dali, mirá, estaba un poco enferma y hace unos días no tengo noticias suyas!!!... Espero que haya pasado!!!

    Te dejo ABRAZOS, CARO!!! Ciaoooo e, a presto!!!

    ResponderEliminar
  3. QUÉ DIVERTIDO!!!!!!!!!!!
    Ahora me río de esas situaciones, porque a todo aquel que portara infantes lo eché al carajo hace años de mi casa...
    Pero lo sufrí desde chica!!!!!
    La plaga de mis sobrinos!!!!!!!!
    Uffff!!!!
    (upa! Vos también sos uno de ellos... AH!!!!! MUY BIEN, LA VIDA ME DA REVANCHA, JE JE!!!!!!!!)
    ABRAZOTES

    ResponderEliminar
  4. EMMA CONTRO, SERIA, MAS BIEN... JAJAJA me muero de la risa cada vez q lo leo, te quiero amigo querido ...

    ResponderEliminar