Material exclusivo para utilizar en el baño

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Mientras duermes...



Mientras duermes y la tos no me deja dormir, mientras maldigo a la bronquitis y me levanto a prepararme un té, vos te precipitas para ofrecérmelo, cobijando mi espalda, intentando por todos los medios posibles que no me destape y que no tome frio. En eso te sostengo la mano y te digo que dejes, que no te molestes, que yo me levanto, que descanses, que mañana vos no tenés licencia laboral a pesar de tu resfrío y tu congestión que ya se ha contagiado de la mía. Más allá de todo, porfiado y cordial, igual insistís. Buscás persuadirme de todas las formas posibles para que me quede en la cama como recetó el médico, pero mi caricia y tu somnolencia te vencen o te convencen y finalmente te quedás y te das vuelta. Me das la espalda y entonces yo te cubro y me tiro encima, destapándome, jugando a estar sano desafío tus retos y tus ronquidos que mientras protestan entre dormidos no logran convencer a mi mano para que te tape la boca y te bese el cachete que cubrís con tu mano. Te digo te amo moviéndote el pelo y me sonreís, entre medio de una oscuridad que tus labios encienden.
Te molesta que no descanse a tu lado en una noche ventosa porque el viento hace temblar las persianas y sus quejidos te asustan. Te molesta que me desvele y que te deje solo en la cama en la que te apresuras a tomar mi lugar aferrado a mi almohada y te molesta este ruido de teclas que buscan la soledad de un espacio libre de tu presencia. Te molesta que las patitas no se enrosquen a tu pierna sedando tu descanso y mientras todo eso te molesta te levantas a fumar en la cocina sin encender luces para no despabilarte del todo. Volvés a la cama cerrando la puerta y con el mp3 en tu oreja, diciendo hasta mañana. Es mentira que dormís, sé que me estás esperando y no puedo dejar de amarte y de recordar ese último instante en la cama, justo antes de decidir levantarme mientras te miraba y te amaba.
Y es que cuando dormís sos como un nene y yo muchas veces me quedo mirándote porque experimento una ternura infinita, una que no tiene ni punto final ni comas ni paréntesis y puedo quedarme un largo rato sintiéndote dormir. Me recuesto en tu cuello y te observo mientras el led del reproductor de audio encandila el entorno desde su pequeñez que la sombra agiganta. Y te miro y te acaricio la espalda, la cola y las piernas, despacio, muy despacio, para mimarte sin despertarte, para que sueñes suave y sientas cosquillas de sueños bailando en tu mente. Y entonces recuerdo tus palabras, cuando me besabas antes de acostarnos y me decías que querías resfriarte siempre conmigo. Sin querer derramo una lágrima y me emociono doblemente.
Mientras tomo mi té y te recuerdo sabiéndote del otro lado de la habitación, ocupando mi sitio, escuchando música que te distraiga de mi ausente presencia que a toses te asaltan, un profundo deseo de cobijarte me invade y deseo abrir las ventanas para volver a mirar las estrellas y pedirle a la luna que apague esta tristeza que me acompaña hace días y aliviane la tos y me acune de cansancio para rápidamente volver a tu encuentro, acurrucarme a tu espalda, quitarte el auricular del oído y susurrarte que cada día que pasa siento que te amo más, que mi amor se ensancha y que te necesita para seguir adelante…
Me río, recuerdo el martes de la semana pasada en la que nos levantamos con sendas marcas en nuestros cuellos. Hematomas morados y delatores de todo el amor en el que solemos enredarnos cada día como dos adolescentes en ebullición hormonal. Me río porque aquella mañana hacia calor y yo tuve que ponerme el polerón sintético para poder cubrir un poco la evidencia, una que no me gusta esconder porque adoro llevar tus marcas en mi piel, pero que es motivo de risas y burlas para todos aquellos que no saben disfrutar el amor de la forma que vos y yo lo hacemos. Me río porque esa mañana terminé entrando a una perfumería céntrica y por primera vez en mi vida compré rubor para cubrir un poco las manchas y desatarme del calor que me sofocaba al mediodía. Una mujer muy simpática me atendió y con paciencia femenina me probó uno tras otros los diversos tonos hasta dar con uno que más o menos se disimulaba con mi piel al mismo tiempo que decía que hoy en día las chicas estaban terribles. No puedo evitar la carcajada, tan o más fuerte que la que por dentro me invadió en ese momento en que para mis adentros pensaba, ¡si usted supiera los huevos que tiene esa mujer!.
Y luego me asalta como un fantasma trasnochado, el episodio del sábado, cuando un poco alcoholizado después de la fiesta de cumpleaños de uno de tus amigos, sensibilizado por todo lo que venías viviendo y aguantando, discutimos y sin dejar arrimarme, con tus ojos llorosos te desnudaste de una forma que me daba pena y miedo y tuve que contenerme mucho para evitar el impulso que la ternura me animaba a abrazarte y acariciarte para consolarte y tranquilízate, llenándote la mejilla de besos. Y luego el ritual de siempre, vos quedaste satisfecho y en orden y yo quedé rengo una semana, asimilando tus palabras, intentando argumentar tu angustia, entenderla, objetivarla, acercando cada vez más tu corazón al mío
Mientras tanto, mientras todo este amor crece, mientras este proyecto se agranda y se alimenta, siento la estreches de las paredes que en forma proporcional se achican y aplastan los brotes.
Mi familia no te conoce, tampoco mis amigos, la mayoría no saben de tu existencia o la suponen, que no es lo mismo. Algunos, quizá, no dudarían en alegrarse con lo nuestro, a otros les costaría, lo sé, y eso, si bien no es problema nuestro, me duele y me entristece porque me limita en mis acciones, me entorpece, me aliena y me distrae.
¿Cómo explico en la escuela que ese día falté porque te sentías mal, cómo justifico esa ausencia? ¿Cómo evitar los retos o la mentira? ¿Cómo no vestirme de evasión? ¿Cómo explicar a mis padres que si no voy a almorzar un domingo es porque almuerzo con vos y que si bien me gustaría hacerlo con ellos, me gustaría hacerlo todos juntos? ¿Cómo evitar el tironeo constante? ¿Cómo parar de ocultar lo que no deseo ocultar pero que no me animo a no hacerlo?
Y entonces me salva imaginar bacterias jugando al fútbol con los virus, utilizando los futbolenos de Fuller, aprovechando los encantos de la alotropía y la maravilla del carbono que además de darnos vida, nos permite imaginar un nanoscomos en el que todo es posible, incluso encerrar moléculas en carteras de nanotubos. Y entonces es cuando me levanto y me sumerjo en mis lecturas y en mi pantalla que hace muchos días permanece blanca de impotencia, implorándome que la llene de lo que sea, incluso de éstas, mis trasnochadas y sentidas emociones que se micro esconden, como las moléculas, en los nanotubos de mi inconsciente.
Te siento toser, temo que otra vez te ahogues y pierdas el aire. Me distraigo de mis divagues y ya no puedo seguir escribiendo.
Estoy otra vez acariciando tu espalda mientras lentamente nos mimamos y ya insomnes volvemos a hacer el amor hasta quedar exhaustos minutos antes de despertar el día.



Pido que las noches no se quiebren en tu luz
Y que las ventanas sean grandes para el sol
Cuando los almendros no se pasen de estación
Buscaré más flores para darte mi canción de amor.

Pido atardeceres en los cielos de Beltrán
Y que tus mañanas siempre sean para hablar
Cuando los jardines no se pasen de estación
Buscaré más flores para darte mi canción de amor.

Y si vos querés te voy a buscar
Para que los días no se vayan sin pensar.
Y si vos querés te voy a buscar
Y dejamos los caminos libres de humedad.

Pido tu mirada más alegre para mi
Y que toda el alma se disuelva en el amor
Cuando los almendros no se pasen de estación
Buscaré más flores para darte mi canción de amor.

(Lisandro Aristimuño - Canción de amor)

15 comentarios:

  1. ni más ni menos que el amor. Justo el amor. Que siempre trae complicaciones, sobre todo si tiene que esconderse.
    Hay momentos en que el hombre sabe definitivamente quién es, dice Borges cuando Cruz tira el quepís a la tierra y se pone a luchar junto a Martín Fierro, descubriendo que su destino era de "lobo" y no de "perro gregario". Antes o después, encontrarás el momento de estar pleno con tu amor, tu familia, tu trabajo, discusiones, amigos.... vos mismo, al final.
    Un gran abrazo, Sebas.
    Para los dos

    ResponderEliminar
  2. Garcias por pasar Claudia!!! y por dejar tu opinión, que para mi es un halago!!!.
    Lo sé, se trata de tiempo para que todo se acomode. Tiempo para que el perro gregario muestr finalmente su aullido de lobo!!!...
    BESOS para vos también, de ambos!!! jeje
    qué lindo conocernos no?

    ResponderEliminar
  3. Mi querido Sebita,

    Vuelves a aparecer...y leerte me llena de emoción.
    De tu post de hoy, se desprenden tanto amor y tanta sensibilidad...que me da escalofrío pensar en cómo se puede expresar tanto sentimiento...Al final iba leyendo con los ojos nublados por las lágrimas.
    Y tus músicas...¡qué decir!...de una belleza ...

    Anda y cúrate ya !
    ¡Y no tosas!

    Te quiero, os quiero...
    Besos para tí...y compártelos con Clau!(don't forget it)
    Lily

    ResponderEliminar
  4. LILY QUERIDA!!!! gracias por darme bolilla y transcribir tu correo por acá!!! es que me hiciste emocionar mucho mucho con tus palabras y la verdad quería compartirlas con quiénes pasean por acá!!!
    Nosotros también te queremos... es raro lo que sucede a veces con las querencias, el corazón tiene esas razones que la razón no comprende, el corazón se ensancha y viaja a través del tiempo y el espacio y puede abrazar y querer de una forma tan pura!!!... Me alegro conocerte, conocer a tu gente...

    BESOTES para vos y para Jordi!!! por partida doble!

    GRACIAS por tanto cariño!!!

    ResponderEliminar
  5. Me traje pa' cá los comentarios del face!!! -la idea es que comenten por acá vio? jeje-
    Pero que le voy a hacer, tengo una audiencia muy tímida, y eso que entran entre 100 y 200 visitantes por día... los tengo registrados!!! es más, hasta sé desde dónde se asoman!!! soy el GRAN HERMANO!!! :)

    Esto dijeron algunos otros visitantes:

    Luchito: espectacular el blog! excelente música! y escritos!! felicidades!!

    Aisha (alias tinker): ah el amor...

    Verito: Como dirían los Lelu: "Qué más se puede decir, que no se haya dicho ya!" Sos un groso y me guuuuuusta leerte feliz!!! :D

    Pablo: Bueh, al menos tu bronquitis es acompañada, jaja... Acá no hay esa suerte...

    MaRcela: Me encantó, Sebas!! Qué facilidad para transmitir sensaciones... Me encanta leerte... Amor en su máxima expresión... Excelente. Y gracias x compartirlo conmigo... Besosss

    Marcela (la amorosa de Galenao) wow, sebas, qué lindo texto. qué fuerte. si hasta estoy estornudando... ojalá fuera igual de contagioso el amor. felicitaciones.

    Gracias a todos ellos!!! y los espero cuando quieran, sean bienvenidos siempre!!!
    Gracias a todos los que pasan por acá a diario!!! :)

    ResponderEliminar
  6. Sebas, leo una historia conocida porque eso del maquillaje milagroso ya me lo habías comentado...leo también a un personaje que creo conocer de toda la vida, Clau...te leo a tí y leo el amor, tú como siempre, con esa facilidad para transmitirlo...
    "Su nombre es amor "

    El amor siempre encuentra el camino.

    Disculpa por estar ausente...hoy me reintegro " como Dios manda" ja ja ja....

    ResponderEliminar
  7. Querida Dali!!! a Tessi le pasó igual!!! jajaja lo único que el esta vez se hizo el tímido y comentó "in inbox" jajajaja... Si de inmediato no comenta por acá, haré público todo lo que me dijo en el mail!!! LO PROMETO!!! por si andás por acá querido Tessi!!!! jajajaja
    GRACIAS DALI!!! por reitegrarte, la verdad, te extraño!!! BESOTES :)

    ResponderEliminar
  8. JAJAJAJAJA....
    ¡Pobre Tessi!...
    Como se nota que te encuentras mejor ... jajaja...' y andás amenazando! ...jajaja
    Confieso que yo fui ¿la primera? amenazada....
    Y antes de que me saltase un Alien por la pantalla...obedecí de inmediato...¡Cualquiera sabe qué puede salir de la pantalla! ¡Rayos y centells!...jajaja
    Besote :)

    ResponderEliminar
  9. Que hermoso! Emocionándome como siempre...Ese amor que te da cosquillas en la panza!!! No te lo pierdas disfrutalo a full cada instante, cada segundo...y lo demás va a fluir. Los que te queremos queremos que seas feliz!

    ResponderEliminar
  10. Entrar en tu blog es un sosegado descanso. No tiene lugar aquí la inquietud.
    Sé feliz

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno seba....la verdad pienso que es una gran realidad lo que contas...que les pasa a muchos y que muchas veces es incomprendida por la socidad, que pretende que todos seamos iguales y que discrimina la individualidad y la propiedad de pensamiento... Aunque hay muchos blogs de este tipo, el tuyo es el primero y aunque vos no lo sepas te conozco y eso de conocerte hace que este blog sea un poquito mejor....

    Sin más, quien te sigue.

    ResponderEliminar
  12. Fer!!! cómo siempre, gracias por tus sensaciones y por tus visitas.
    Fabiola, me alegro que encuentres por acá el sosegado descanso... Gracias por tus palabras
    Sr. Sra anónimo/a... La verdad agradezco mucho su saludito. Si no es molestia me gustaría saber quien se esconde detrás!!! jeje la curiosidad me puede...
    BESOS

    ResponderEliminar
  13. hay seba q lidas cosas q escribes, me gustaria conocerte en algun momento de mi vida, sos muy bonito



    tu ADMIRADOR secreto..







































    silabario































    s
    i
    l
    a
    b
    a
    r
    i
    o












    .

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. FA, CHES!!!!! últimamente el blog se pone misterioso!!! Gracias Anónimo por todo tu sentido silabario de sentidos hacia mi persona!!!.
    Por lo pronto, te dejo saludos y agradezco tu visita!!!
    Hasta la próxima!

    ResponderEliminar