Material exclusivo para utilizar en el baño

sábado, 14 de mayo de 2011

Una linda historia


A veces se desconoce el impacto o la repercusión de lo que un escrito, un gesto, una mirada o una palabra pueden producir en otra persona, incluso, en mi caso, debido a cierta “inocencia” o mejor dicho, a cierto impulso de no frenar jamás lo que siento, no suelo reparar en el efecto producido por la causa de mis actos, ni tampoco es mi intención pensar en ello al momento de escribir pues como alguna vez enunció Newton, sin argumentación más que lo que sus leyes expresan por sí mismas y por lo que son, el principio de acción y reacción es una ley vital y universal que se cumple en todos los contextos, tanto humanos como materiales.
“Las cosas tienen movimiento” cantó Fito alguna vez –les recomiendo la versión de Elena Roger- y en ese movimiento estamos inmersos, como si estuviéramos sumergidos en un inmenso mar, con la cabeza en el aire en ocasiones y en otras tantas, sumergidos hasta las profundidades más abismales; un mar que, a veces embravecido o a veces en la más plena y tenue de las calmas, nos sacude o nos acuna con la intención de no dejarnos amarrados jamás a ningún puerto, obligándonos a cambiar. En este punto la vida siempre fue posmoderna, sólo que el hombre se empeñó en sujetar su vuelo por temor a encontrarse.
Hoy mis aguas me bañan de una emoción intensa, una emoción única que llega en el momento que debe hacerlo, como todo, como las elecciones que vamos haciendo y que son absoluta y totalmente responsabilidad nuestra y de nadie más.
Haber aceptado –y optado por- mi identidad homosexual no fue tarea sencilla pero valió la pena atravesar la marejada de la tempestad con todo su temporal de brumas, vientos y tormentas porque detrás de toda esa cortina de humo bajo la cual me cobijaba y me ocultaba del mundo se encontraba, aún sin saberlo yo conscientemente, el mejor de los tesoros, aquel que muchos persiguen encontrar al final del arcoíris sin hallarlo jamás, pues el tesoro somos nosotros mismos. No es fácil mirarse, menos aún encontrarse, pero admito que hacerlo es una experiencia maravillosa y de una plenitud que no tiene precio y que no he logrado sentir desde ningún otro sitio, ni siquiera el vocacional.
Las cortinas de humo que nos ciegan la mirada a veces operan de una forma tan inconsciente que nos hacen creer que allí donde hay niebla, está la transparencia de nuestra vida y es así que nos tapamos de tareas y de compromisos con la escusa de la responsabilidad sin darnos cuenta que de esa forma evadimos o tapamos todo lo que nos hace daño y todo aquello que no nos animamos a enfrentar en nosotros mismos.
No nos vamos a engañar, enfrentar los propios miedos y las propias inseguridades es una tarea que lleva años y mucha determinación y no voy a enredarme en esas lugares comunes, trillados y cargados de perogrulladas que nos invitan a ser felices simplemente dejando a un costado y abandonando aquello que nos molesta, haciendo borrón y cuenta nueva, abandonando el pasado y mirando el futuro con energía positiva. El pasado es parte de nuestra identidad y de nuestra esencia, estuvo, está y estará en nosotros inexorablemente. Dejar aquello que nos molesta a un costado es la forma más simple de evadir asumir la responsabilidad de nuestro propio crecimiento y ser feliz es una tarea diaria que implica renuncias y asumir que dentro de nuestra incompletud, somos seres únicos. Ser feliz implica asumir nuestras imperfecciones y se transforma a menudo en una utopía de Galeano, una de esas bellas utopías que nos permite caminar, avanzar y no detenernos nunca.
Y en ese camino que perseguimos, intentando atrapar el pájaro de la felicidad que se nos vuela siempre al momento de intentar apretujarlo en nuestras manos, esta semana tuve al menos tres momentos de dicha intensa, momentos en los que el pájaro de la felicidad vino a mi encuentro y ni siquiera necesité atraparlo, simplemente mirarnos fue suficiente para que la emoción me invada y me desarme hasta las lágrimas.
Mi hermano mayor, Gustavo, la semana pasada cuando lo visité, me contó en ronda de mates que había escrito un pequeño mail para sus amigos contando su sentir acerca de mi identidad, intentando acercar a ellos, a quiénes también tengo el placer de conocer y con quiénes he compartido momentos gratos y bellos, su sentir y el mío.
Fue un modo de poder poner en palabras todo lo que se fue gestando en su interior desde que se enteró de la noticia hace ya un par de años, una noticia que lo sacudió, que lo movilizó y que lo invitó a asumir la lucha y la pelea de enfrentar sus propios miedos e inseguridades a los que hoy por hoy intenta hacer frente y a los cuáles estoy seguro que vencerá pues tiene todo el temple y la inteligencia necesaria para no dejarse doblegar, aunque a veces la renuncia se cuele en la batalla con bandera blanca y cruz de extrema unción.
Por timidez o vergüenza no me había enviado la nota a mi correo y ni bien me lo contó le pedí amablemente que lo haga. Así lo hizo, cumplió con mi pedido y les puedo asegurar que fue el gesto más hermoso, más humano, más tierno que recibí de mi familia de sangre en años.
Me conmovió hasta las lágrimas, me sacudió muy fuerte y me hizo sentir inmensamente feliz a pesar de todo.
Compartí por otros medios esa nota con algunos seres muy queridos, pero como sé que hay otros queridos que sobrevuelan este espacio y también sé, y eso intento al asumir la responsabilidad de este blog, que hay quiénes atraviesan situaciones parecidas a las mías o si no son parecidas, al menos atraviesan inflexiones en su andar, sin querer ni pretender y ni siquiera asumir el rol de terapeuta, ni mucho menos guía espiritual, roles que me quedan grandes y que no merezco y que tampoco deseo asumir, lo comparto para sumar.
Simplemente con ese deseo de compartir la vida y la experiencia, se los convido para que nos sigamos conociendo y para darles a conocer a esta otra parte de mí, que es mi familia, de la que yo también aprendo y debo seguir aprendiendo.

"¡Hola Gente! ¿Cómo andan tanto tiempo?. Los interrumpo un instante para contarles acerca de alguien muy especial para mí. De alguien que ha descubierto su verdadera identidad, su esencia y que hoy tengo la suerte de verlo realmente a él, al que es y no al que quisimos que fuera.

Siempre vimos que era diferente y cuando digo diferente me refiero a lo que comúnmente se espera de alguien que tiene que ver con nuestras costumbres, nuestra cultura, aunque gracias a Dios esto ya no es tan así. Nunca quisimos ver quién era y comenzó a mostrar otra cara, empezó a utilizar una máscara. Le costó mucho, pagó un alto precio. Su vida estaba a la deriva. Hasta que un día por esas cosas de la vida, algo le hizo clic en su cabeza después de ver a mi madre totalmente desorientada y queriéndose arrojar de las escaleras. Se a vio a si mismo reflejado y se asustó. Pensó que él estaba yendo por el mismo camino, así que decidió hacer algo. Tomó coraje y empezó un largo camino de autobúsqueda, y se fue redescubriendo se fue sacando de a poco todo el lastre que había ido juntando a lo largo de los años. Tuvo que enfrentar grandes desafíos, y los fue sorteando uno por uno, alejó a sus propios fantasmas, su verdadero ser cobró vida.

Esta es la historia de mi hermano Seba, una persona de la cual tengo mucho que aprender, al cual admiro y quiero muchísimo.

El hoy es una persona feliz, y yo me siento de la misma manera al verlo, ahora realmente lo veo, ahora conozco a mi hermano, cuánto tiempo perdido.

El ahora está con mueva pareja, su nombre es Claudio. Y están súper enamorados los dos. Eso se siente, yo lo siento.

Gracias Seba."




La segunda alegría vino de la mano de mi hermano más pequeño, Santiago, y mi cuñada Sara. Ellos asumieron el desafío de arrimarse al fogón de mi departamento, hoy nuestro, y compartir unas pizas con cerveza, con buena música –al menos para ellos- y una placentera y reconfortante conversación. Conocieron a Claudio, le dieron a él la posibilidad de conocerlos y le permitieron vencer también sus propias resistencias internas.
Y la tercera fue recibir el llamado de mi mamá, mi hermana y mis sobrinas desde Neuquén. Mientras conversábamos con mi hermana sobre los detalles de su licencia por maternidad y me contaba fechas posibles de parto para la venida de Juliana, Valentina, en su nuevo rol de bebé, me dibujaba una personita con cara de enojada, según ella, pelada como el tío, para enviármela por correo con destino fijo, ser pegado en la heladera. Estas simple y pequeñas cosas no tienen precio y hacen que la vida valga la pena.
Gracias Gusti, gracias Santi, gracias Sara, gracias Vir, Valen, viejos, Juli. No saben el valor y la importancia que todo esto tiene en mi vida. Y yo también tengo mucho que aprender de ustedes, conocernos es el medio para acercarnos a ese aprendizaje y en eso estamos asumiendo, cada uno, la responsabilidad de nuestros actos.

Los quiero mucho, lo digo, lo escribo, lo grito… LOS QUIERO MUCHO!.

6 comentarios:

  1. Gracias por compartir tu entrañable historía y esa carta de encuentro y afecto.Lo comentas en el post la felicidad a veces es esquiva y otras la buscamos en en la lejania,en lo que creemos que debe ser...en mil envolturas....Un placer.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sebita de mi corazón, me hace tan bien leerte, me alegra mucho leerte bien, saberte bien, saberte feliz!
    Te quiero primo

    ResponderEliminar
  3. Querido Sebita,

    ya sabes que fuí una de las que se emocionó con la carta de Gusti...por otros medios...

    Hoy han vuelto a aflorar...quiero decir las emociones...al leerte.

    Si a mí me sucede sin haberlo vivido en primera persona, me puedo imaginar las mariposas que debiste tener por todo el cuerpo, las lágrimas inundando tus ojos, la garganta atragantada...

    Besotes, amigo Sebita, a repartir como de costumbre con Clau. Abrazotes.

    ResponderEliminar
  4. Sebita te mandé un mail, vamos a vernos en bs.as. en septiembre, va ir Marion tmb, escríbeme ché

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos mis queridos silabarios!!! recién me voy reincorporando al mundo virtual y de a poco para no intoxicarme!!! (Tessi, comparto plenamente tu desandar caminos en Facebook... a veces se torna insoportable! al menos para mi que por curioso quiero meterme en todos lados y finalmente no logro concentrarme en nada!!!)
    Los quiero a todos y de verdad me hace muy bien leerlos y saberlos tan, tan cercanos!!!
    Estuve de mudanza, finalmente el universo puso luna a un camino para llenar de Sol otro, en el cual aún ando a tientas, pero que seguramente será de lo más gratificante...
    Por aquí ando aunque parezca desaparecido!!!

    Tessi, no me llego ningún mail tuyo!!! (voy a revisar el correo desde la pc al que hace mucho nop ingreso porque me llega todo al blackberry... usaste otra dirección de correo?... si es así puede ser que el correo me lo haya filtrado como no deseado, voy a investigar)
    Qué linda sorpresa que vengas para BAIRES!!! siii, deberíamos organizar para poder encontrarnos!!!! Qué lindo sería no?
    Les dejo besos y cariños a todos y atentos porque se viene nuevo post, un tanto personal como éstos que se van colando... mi silabario funciona de inspiración y de catarsis!!! jeje.
    LOS QUIERO.
    GRACIAS POR PASAR y por estar siempre tan cerca!!! :)

    ResponderEliminar
  6. Seba! Voy desactualizada con el blog pero actualizandome de a poco :), me emocione mucho con tu post, así como también me emocione mucho por todos los cambios y todas las cosas buenas que te están pasando y que te pasaron en estos últimos tiempos! Me pone muy feliz que estés tan bien, que te sientas amado, y que puedas amar desmedidamente! y que ademas te sientas aceptado por la gente que mas querés!
    Te quiero mucho y espero verte pronto!

    ResponderEliminar