Material exclusivo para utilizar en el baño

viernes, 23 de diciembre de 2011

De festividades y festejos...




Esta manía que tengo de cumplir años cuando ya el calendario pierde sus últimas hojas en un intento de emular al otoño, tal vez no sea una virtud.
Pero quizá la virtud radique en celebrar la vida como ese don maravilloso que nos deslumbra a cada paso, más allá de todas las festividades que se nos imponen desde que el mundo es mundo.
Está claro que uno elije renacer a este mundo y que tamaña determinación no se nos impone desde ningún sitio. Somos nosotros quienes elegimos en qué momento emprender un nuevo viaje por los senderos que vamos descubriendo bajo el cielo. Si somos nosotros quienes decidimos, eso responde a un deseo que, si bien se esconde en lo más profundo de nuestro espíritu, de una u otra forma conforma un punto de partida y un punto al cual debemos llegar año tras año con la rendición de cuentas de nuestros aciertos y desaciertos, de nuestras alegrías y tristezas, de nuestros eventuales logros y lo que aún queda por lograr aunque por lo pronto resulte sólo una incerteza.
Por lo tanto, llegar a esta instancia en que completamos un año para comenzar a  gastarnos otro resulta desde todo punto de vista una hermosa bendición, un momento único para contemplar lo realizado, para cobrar fuerzas para emprender lo que viene y un sitio único y especial para agradecer.
Agradecer lo bueno y agradecer lo malo; lo bueno por el bienestar que nos genera y lo malo porque es absolutamente necesario para nuestro aprendizaje, nos permite agudizar la paciencia, condimenta la espera con unos gramos de pensamiento, enaltece y enriquece el alma al darnos la posibilidad de darle batalla para derrotarlo y arrimarse nuevamente a buen puerto. La dicotomía y los opuestos son necesarios para vivir y se hacen uno cuando logramos que esas dos caras de una misma moneda se fundan en una sola sin perder individualidad.
Hoy quiero agradecer por sobre todo agradecimiento posible, a todos ustedes, a los que con placer y con ganas y también, hablando de opuestos, a quiénes un poco desconfiados o alertas, se asoman a este portal acompañando mi emoción transitada en palabras.
Agradecer el nacimiento de mi primer libro y la lectura que van haciendo ustedes del mismo, sumando todas las sensaciones que me transmiten a diario a raíz de su lectura. Me alegra saber que los emociona, que los hace reír, pensar, que los obliga, de una u otra manera, a enfrentarse a una forma de sentir que a veces no es la propia pero que no por eso, dejar de ser otra forma de sentir, otra para sumarse a la diversidad de sensaciones y emociones que pueblan esta hermosa Tierra.
A todos ustedes, mi más sincero agradecimiento, por acompañarme, por confiar, por animarme y por habitar hoy por hoy, otras habitaciones en mi corazón, enriqueciéndolo y ayudándolo a extenderse sin fronteras.
Agradecer a la familia, al amor de Clau que me acompaña minuto a minuto, a los amigos, los de siempre y los que poco a poco se van sumando haciendo de mis días un placer y una fiesta, la que también empieza hoy, asomándome a los 37 años en la compañía de todos ustedes.
Y para quienes celebren, más allá del negocio de la Navidad; para quienes aún los convoque la magia y el encanto de una fecha tan especial y ancestral como la que se celebra el  domingo en todo el mundo, al menos todo el mundo cristiano, un deseo profundo de que el amor los encuentre y encuentren el amor.

Felicidades para todos y un pequeño regalo robado de por ahí, para que el humor también nos encuentre...

http://www.victoriarolanda.com.ar/2011/12/colera-festivo.html

Y les pido paciencia a todos aquellos a los que por una u otra cosa, aún no les envié o acerqué personalmente el libro que me pidieron. Sepan que en breve estaré haciéndolos llegar. De todas formas siguen vigentes los siguientes medios para conseguirlo:

A partir de la editorial:

http://www.elaleph.com/libro/Silabario-de-Sebastian-Virgili/839218/

En Bahía Blanca: Librería Henry y librería Agencia Sur.

2 comentarios:

  1. Hermoso mensaje, queridísimo TATIAN, como cada uno de los a diario nos regalas en esta página,
    te deseo lo mejor de lo mejor, eso que tú más quieres, aquello que más te satisfaga, que más te colme, (sea lo que sea), en éste tu día y en los días que están por venir.
    "Ha nacido el niño" dice la tradición cristiana por imposición de un tal Constantino que deseó convertir a los paganos al llamado catolicismo, ya que la Biblia no menciona fecha de nacimiento de ese niño que revolucionó al mundo.-
    Y en Argentina, un día como hoy, también nacía otro niño: TATIAN, que sigue creciendo sin perder la inocencia, frescura y humildad de cuando era niño.
    ¡felicidades a montones, mi querido amigo!

    ResponderEliminar
  2. Querida Marion!!!! qué alegría tu visita!!! y qué emoción tus palabras!!! Agradezco profundamente tus buenos deseos hacia mi persona y sobre todo las palabras de cariño y estima con las cuales me definís incansablemente. Sinceramente, gracias y qué vos también recibas todas las bendiciones y se cumplan esos deseos que más querés!!! Felicidades mi querida amiga oriental!!! :)

    ResponderEliminar