Material exclusivo para utilizar en el baño

miércoles, 12 de junio de 2013

Elipsis


Cuando el adjetivo, en un arrebato de elegancia, le robó el sombrero al adverbio, un aeroplano sobrevoló el cielo. Tras el viento que se levantó, ninguno pudo volver a encontrarlo, y así, sin calificar ni cuantificar, se perdieron para siempre en el bosque de oraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario