Material exclusivo para utilizar en el baño

lunes, 9 de septiembre de 2013

Dulce Tentación

Durante la sobremesa, Giselle  preparó el café.
Lo llevó al living junto con una bandeja de facturas para que sus invitados, dos maridos espléndidos, terminaran dulcemente la velada.
Ella estaba a dieta y sus comensales lo habían entendido claramente al momento de la cena. Sin embargo Giselle, que era muy medida en su actitud, y por sobre todas las cosas, una excelente anfitriona,  había hecho hincapié en el postre para que al terminar, se fueran contentos y satisfechos.
Cuando colocó las deliciosas masas sobre el mantel de la mesita ratona, sintió un vacío en el estómago que la llevó a entusiasmarse vorazmente con una factura rellena de crema pastelera.
Y bueno, pensó, puedo comer sólo la mitad y no pasa nada… un permitido.
Sonriente y decidida la tomó y la llevó a su boca ante la mirada inquisidora de los dos hombres que, habiendo soportado una cena a base de espinaca y chauchas, interpretaban aquello como el inicio de un combate.
La miraron saborear el primer bocado mientras intercalaba los mordiscos con sorbos de café. Ellos veían como la crema se iba derritiendo dentro de aquella boca dejando tras su paso la huella del azúcar impalpable sobre los carnosos labios.

—Es sólo la mitad chicos, después la terminan ustedes —y mientras iba diciendo esto, la delicatesen se desintegraba completamente en su boca dejando sólo migajas en el plato.

Uno de los maridos reía entre dientes en forma incómoda mientras que el otro intentaba hacer de sus palabras un bocadillo lacerante.

—Menos mal que el café está amargo.

Al mismo tiempo que lo decía, los dos señores iban acercando las manos al plato para arrasar con todo antes que la conciencia de Giselle volviera a diluirse, pero ella, aún ruborizada y emitiendo pequeñas risitas ya se había encargado de aprovisionarse para prevenir la hambruna nocturna. Su cara de hámster era la fotografía perfecta de quién había ganado la guerra. 

(Relato publicado en LETRAS DEL FACE Vol. 1, Editorial Dunken, Año 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario