Material exclusivo para utilizar en el baño

lunes, 31 de marzo de 2014

Todos digan Whisky :)




Photoshop:

Durante diecisiete días los docentes bonaerenses sostuvieron una huelga que privó a los alumnos de obtener las magistrales clases garantizadas por derecho. No resultó extraño que una madre, profundamente preocupada por la educación de sus hijos, todos los días llamara a la radio, participara de paneles mediáticos y tuiteara reiteradamente en #parodocente cuestiones de atención inmediata tales como “tendría que aber directivos para mantener las escuelas abiertas”. Lo simpático en la jaula del pajarito azul es que permite una mensajería instantánea y mayoritariamente anónima, con lo cual la catarsis es permanente. Como era de esperar, un/a docente que justo andaba picoteando mate y medialunas por ahí,  haciendo uso de un gran defecto profesional respondió preocupado/a por cuestiones más de fondo “directivos no creo que encuentres mamita, pero haches seguro”. Nunca debemos subestimar a una madre enojada y altamente preocupada por la contención de sus hijos, que habiendo agotado la paciencia de la abuela, la tía, la vecina, las mascotas y la play, no le quedó más remedio que tirarle la bronca a los enseñantes, ya que, expresar desesperadamente un ¿para qué los tuve? no hubiera sido políticamente correcto. “A mí no me corrija, yo escribo como quiero” leyó el/la docente al día siguiente, seguramente mientras estaba sentado/a en el inodoro evacuando el primer pis de la mañana y quitándose un moco seco de la nariz. “Entonces mami, no entiendo para qué querés una escuela abierta… quizá porque recién me levanto”. Ese fue el final del tuiteo y también de la huelga, que se levantó para garantizarle a la madre la guardería gratuita, evitando ponerla en situación de crisis, y para responsabilizar nuevamente a la docencia argentina de la calidad educativa, esa nimiedad de la que nadie habla y a nadie ocupa. Eso sí, del cómo van a conseguir los profesores y maestros dar los mismos contenidos en 166 días de clase, hasta los periodistas hablan... y la madre.

Selfie:

Y mientras los chicos vuelven a las aulas, mientras los padres suspiran de alivio, nos olvidamos de que los medios que tanto atacaron a los docentes, en el momento más crítico de la situación se preocuparon mucho más de la tristeza –lamentable y entendible- de Nazarena que de la ausencia de acciones concretas a nivel educativo en el discurso de la presidenta, quien se enorgulleció por el regreso a la equidad con la quita de subsidios al gas y el agua. La verdad es que me gustaría equivocarme; creer que es con ése porcentaje de dinero que piensa ayudar a las provincias a recuperar la integridad edilicia de las escuelas, garantizar la verdadera formación docente y darnos el aumento que iguale nuestro salario al de la canasta familiar. Porque, si bien la foto de hoy es el resultado de un obturador que se abrió el 5 de marzo, convengamos que el acuerdo es una mentira más de nuestra dirigencia, que tapa con nuestras propias acciones lo que nadie ve –o quiere ver- y oculta a los verdaderos responsables de las riñas que se desatan en la sociedad, a la que desatiende de forma políticamente incorrecta.

5 comentarios:

  1. Desgraciadamente los medios desinforman continuamente.
    Los conflictos sociales (esta vez el docente) son abordados desde los escandalos que produce por el daño inmediato de niños sin clase, sin atacar el problema en si.
    Esa misma conducta va para la tragedia personal de alguien. Se la enfatiza en pro del escandalete.
    Vender, vender, vender, es la consigna.
    Todo lo demas no importa. Asi des-vivimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así... desinforman tanto que uno debe vincularse con las partes en conflicto para arrimarse a esa verdad que es siempre subjetiva, por cierto.

      Eliminar
  2. Una muy buena crónica de la pésima realidad

    ResponderEliminar