Material exclusivo para utilizar en el baño

lunes, 2 de junio de 2014

Cuento con voz



Aprendemos a hablar desde pequeños. Quién más, quién menos, todos hablamos, todos contamos alguna que otra historia o anécdota personal, todos cuchicheamos o nos introducimos  a veces bajo las sábanas del chusmerío, disfrutando de la orgía entre las lenguas ¡Y qué placer sentimos! 
Quien no puede con la lengua, lo hace con las manos, o con el cuerpo. Todo el cuerpo es un mapa, y sus cartas de navegación dicen mucho más que todas las palabras que podrían acompañar el crucero de la vida, con sus avistajes y naufragios. 
Pero si bien todos lo hacemos, no todos poseemos el arte de narrar. 
La narración oral se aprende, hay escuelas que enseñan sus técnicas. Incluso está en debate actualmente el hecho de si se trata o no de un arte escénica. Yo me animo a responder que más allá de eso, la narración oral es un don, y quien lo cultiva, todo un artista, con o sin escenario.
Rodeados de estantes repletos de libros, en el interior de un edificio que alberga a la tradicional y popular biblioteca Rivadavia de la ciudad de Bahía Blanca, el viernes 30 de Mayo tuve el inmenso placer de asistir a un evento de narración oral, en donde, entre diversos narradores, Laura Faineraij puso su arte a disposición de uno de los relatos de Septimizados. 
La emoción que se siente es indescriptible, por ende, sólo me animo a dejarles por acá el enlace para que puedan escuchar la historia. 
Espero les guste tanto como a mí. Y desde ya, un inmenso gracias a Laura. :)

Hacer clic aquí para escuchar.


(Cuento Con Voz, es un encuentro de Narración Oral que se lleva a cabo el último viernes de cada mes en Biblioteca Rivadavia de Bahía Blanca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario